Obras de arte robadas - Intelecto Hebreo

Son las:
29/05/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Obras de arte robadas

Etapa Electónica 1
 
Obras de arte robadas
 
 
Por: Sara Zaidman
 
 
Durante la Segunda Guerra Mundial muchas familias judías que eran dueñas de obras de arte como el caso de Lilly Cassirer Neubauer y su esposo Otto, que eran propietarios de un cuadro de Camille Pizarro, fueron forzados a vender el cuadro «Rue Saint Honore, apres midi», fueron obligados por un valuador nazi a venderlo al precio de 900 marcos, y cuando quisieron cobrar el dinero en el banco, la cuenta estaba bloqueada; sin embargo pudieron salvar su vida y la de su esposo. En la posguerra nunca pudieron recuperar el cuadro, que se había vendido en varias ocasiones. En 1993 el gobierno español pagó 350 millones por la colección del industrial suizo pro-nazi Barón Hans Heinrich Thyssen-Borne-misza, que fue colocada en el Palacio Villa Hermosa de Madrid, que ahora se llama el Museo Thyssen-Bornemisza en esta colección, la segunda más grande privada, se encuentra el cuadro de Pizarro. La familia Cassirer ha pasado cinco años tratando de recuperarlo, valuado en 20 millones de dólares. Finalmente Claude Cassirer, en California promovió un juicio contra España y la fundación del museo, para recuperar la pintura.

 
Durante la guerra muchos judíos europeos fueron forzados a vender o abandonar sus casas y negocios, perdiéndose múltiples obras de arte muy significativas, que tenían vínculos emocionales con determinadas familias. Al conmemorarse los 50 años de la conflagración, se presentaron algunas oportunidades para volver a tratar el tema, abriéndose los archivos en Europa del Este, encontrándose documentos no sólo de las atrocidades cometidas sino las pérdidas materiales en obras de arte.

 
En el libro de Lynn H. Nicolás publicado en 1994, se describe el rapto de esos tesoros por el tercer Reich y la pérdida de obras que ya estaban en museos, citándose que realmente se trató de una conspiración nazi para robar lo más valioso del arte en el mundo.

 
En 1995 se efectuó una extraordinaria en el Museo Hermitage de San Petersburgo, así como también en el Pushkin de Moscú, con obras que sacaron los rusos de Alemania, a título de reparación de las pérdidas sufridas por los rusos a manos nazis. Se sabe también que militares americanos restituyeron de los saqueos efectuados por ellos muchas obras originales que ya se daban por perdidas y se hicieron responsables de localizar a los dueños de las mismas.

 
En los últimos 60 años muchísimos objetos han sido vendidos o donados, pero nunca se pudo dar con las manos que los robaron. Como no existe regulación en el mercado del arte, muchos museos y coleccionistas privados las adquirieron. En los Estados Unidos no hay forma de comprobación de este tipo de obras que fueron robadas bajo coacción, pues la mayoría de los museos son privados y algunos juicios se han hecho en juzgados civiles. En el Estado de Nueva York se estableció una oficina para reclamos del Holocausto en 1997, para tratar de resolver algunos litigios. Desde entonces se han recibido 142 reclamos que abarcan alrededor de 25,000 obras.

 
A fines de 2006 en Internet se creó un Portal, para crear una base de datos que está ligada a museos, y así poder identificar obras en infinidad de colecciones, tanto en Europa como en América. El Portal es: wwvv.nepip.org y ya se han listado más de 16,410 objetos que todavía tienen 144 museos.

 
Dicho Portal facilita las búsquedas con el nombre del artista, el país de origen o el nombre de la obra, pero no contiene el nombre de las familias despojadas. No obstante un gran número de obras han sido devueltas, pero hay más casos sin resolver. En caso de subasta y museos existen buscadores que engrosan un registro de pérdida, mismo que se fundó en 1991, ya que muchas de las colecciones privadas, salen a la luz en ese tipo de negociaciones.

 
Sólo cuando un heredero se pone a la tarea de investigar y seguir todos los procedimientos, y tiene la asistencia de las instituciones existentes, podrá lograr tal vez encontrar algo y recuperar -aunque en la mayoría de los caso no se da- la obra robada del patrimonio artístico familiar.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal