Nombres de Reyes - Intelecto Hebreo

Son las:
28/06/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Nombres de Reyes

Etapa Electónica 1
Nombres de Reyes
 
Por: Becky Rubinstein
Saúl. Entre los reyes más famosos de la Biblia se encuentran Saúl, David y Salomón. Cuando el pueblo de Israel solicita a Samuel el Profeta, un rey para que los gobierne, olvidándose que Yavé es el único y verdadero rey, Samuel, vocero del Señor, elige a Saúl de la tribu de Benjamín, una de las más modestas.
Saúl en páginas de la Biblia aparece bajo tintes sombríos: constantemente alicaído, necesita del canto y danza del joven David para alegrar su alma. Asimismo, consulta la pitonisa de Ein Dor, en vez de recurrir a las mentes proféticas aceptadas del Urim y Turim. Es castigado con la derrota de sus huestes frente a las de sus enemigos acérrimos, los filisteos.
Jonatán, su hijo querido, resultó muerto y Saúl se suicidó. El cuerpo de Saúl fue expuesto en las murallas de Bet Sheán. Se le pinta como a un ser rabioso, incapaz de controlarse cuando por celos, intenta matar a David, casado con Mijal, su hija, la que entre paréntesis, jamás tuvo descendencia.
A nuestro parecer llamarse Saúl, resulta un tanto ambivalente, pues por un lado designa al esplendor de la monarquía y, por el otro sus tinieblas. Quizá por la primera razón más que por la segunda, existen muchos Saúles o Shaúles, con su femenino Shaula.
 
David. Significa el bienamado y su nombre, en hebreo se lee igual de derecha a izquierda o viceversa, como en retrato, y habla de amor no por casualidad, porque el que amor da, amor recibe.
David hijo de Isaí, de Bet-Lejem o Belem, de la tribu de Judá, sucedió en el poder a Saúl y pasó a la historia por vencer con una simple piedra y una resortera, propia de pastores y no de guerreros, a Goliat, el gigante filisteo.
Reconquistador, su nombre está unido al de Jerusalem o Ciudad 

Santa. Por tener manchadas las manos de sangre, no construye el primer santuario o Beit ha-Mikdash. Su hijo Salomón, cabeza de un imperio, sería su constructor.
Se afirma que el Salvador vendrá de la casa de David. Ruth, la mohabita, casada con Boaz, descendiente de David, resulta un eslabón entre la dinastía davídica o el Mesías redentor. La amistad entre David y Jonatán, hijo de Saúl, pasa a la historia como ejemplar.


Salomón. Hijo de David, contiene en su nombre la raíz hebrea de la paz. Salomón significa paz, palabra transformada en saludo entre los hombres de buena voluntad.
Salomón, hijo del amor entre David y Bat Sheva, casada anteriormente con Urías el hitita, es el monarca que trasciende por su brillo político y por su sapiencia proverbial. Todo mundo recuerda el juicio «salomónico» de las dos mujeres que parieron simultáneamente y que pretendían ser la madre del único hijo vivo.
Cuando el rey sabio dictaminó partir en dos al pequeño, la verdadera madre salió a su defensa, pues prefería que fuera a parar en manos ajenas y no acabar bajo tierra. Hay quien compara a Salomón con el rey Netzahualcóyotl de Texcoco, ambos eran sabios poetas, conocían el lenguaje de los animales y fueron grandes políticos.

Los nombres derivados de Salomón, Shelomó en hebreo, es Shalom. El femenino de Shalom es Shulamit, como la Sulamita del Cantar de los Cantares atribuidas al Rey Salomón, obra que de manera alegórica, describe los amores entre el Creador y el pueblo de Israel. Posteriormente pasó a ejemplificar los amores sacros entre el Señor y la Iglesia Cristiana. A las Shulamit o Sulamitas se las llama también Shuli, Sula y Lami.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal