Museo de Economía - Intelecto Hebreo

Son las:
31/03/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Museo de Economía

Etapa Electónica 1
 Museo de Economía
 
Por: Paulina Rubio
 
Hace unos cuantos meses se terminó de restaurar el antiguo Convento de Betlemitas administrado por Banco de México, para albergar el Espacio Cultural y Educativo Betlemitas, cuyo trabajo tomó muchos años por el mal estado del inmueble y el hundimiento que había sufrido.
 
El convento, que había sido una enorme construcción en pleno centro de la ciudad, solía ocupar la calle de Tacuba, entre las calles de Filomeno Mata y Bolívar y, en su tiempo, llegaba hasta la actual calle de Madero. Comenzaron a construirlo los jesuitas, pero al ser expulsados de todos los territorios españoles, dejaron inconclusa la obra. Muchos años después, los Betlemitas llegaron de Guatemala donde habían establecido su orden dedicada a la Virgen de Belén, de ahí su nombre, dedicados a curar enfermos, enseñar a los niños y asistir a menesterosos. Esta orden fue suspendida por decreto de las Cortes de España en 1820 y, de ahí en adelante, el edificio comenzó su lento deterioro como sucedió con muchos de los actuales edificios coloniales de la ciudad.
 
Primero fue Colegio Militar, luego Ciencias Médicas, más adelante se abrieron ahí los primeros baños públicos de la ciudad; luego lo ocupó Enseñanza de Indias y al abrirse la actual calle de 5 de Mayo, se redujo la construcción a la mitad. Para principios del siglo XX se desmembró la mayor parte y se vendió a particulares. Lo que era la capilla pasó -hace apenas unos cuántos años- a ser el Museo del Ejército y seguramente el edificio de Tacuba 15, tan prominente en los anales sociales de la Comunidad Judía de México, fue parte de esta edificación. Hacia el final, había un sinnúmero de pequeños negocios, departamentitos y cuartos de alquiler en lo que restaba del convento.
 
Hoy en día alberga a un nuevo inquilino, el Museo Interactivo de Economía, un museo muy didáctico con toda suerte de juegos con la más alta tecnología para que pueda uno participar y descubrir como está relacionada la vida cotidiana con los fenómenos económicos. Hay un gran número de docentes, si requiere uno ayuda para jugar y averiguar datos que se transmiten a través de pantallas, mapas del país y maquetas interactivas.
 
Hay una muy buena exhibición de monedas y billetes antiguos y de los que se han usado durante los últimos años. Lo mismo hay monedas utilizadas en los primeros años de la Colonia, como billetes de hace apenas diez años. En esa misma sección hay una máquina donde puede uno confeccionar un billete eligiendo el fondo, sea prehispánico, colonial, con algún monumento en particular, etc. y los hay de cuatro o cinco denominaciones con la foto personal de cada quien. Tiene un costo pequeño pero es muy divertido verse en un billete del Banco de Betlemitas.
 
En el mismo edificio hay una casa antigua de fotografía, como solía haberlas en el centro cuando uno iba a tomarse una foto formal, frente a una cámara de fuelle, tapada con un trapo negro semejando una manga. En el piso superior de este local hay varios aparatos para revelar fotos como se hacía en tiempos idos, antes de tener cámaras digitales en prácticamente cualquier aparato, incluyendo los teléfonos celulares, las palm, etc.
 
Visitar este museo es una linda experiencia. Que incluye conocer el edificio desde el espectáculo de "Voces de Fuego" en el que imágenes y voces de algunos habitantes, tanto de hace mucho, como de los inquilinos que muy recientemente vivían en el edificio participan para relatar sus experiencias. En el interior se puede uno asomar y ver los patios en los cuales en algún momento deambularon diversos personajes del pasado, contrastando con la increíble modernidad de la tecnología del interior, donde el mismo boleto que uno adquiere, sirve para abrir las puertas y dejar huella de las personas que han visitado el sitio.
 
Es especialmente apto para los jóvenes que están habituados a usar las computadoras, en todas sus tareas cotidianas, pero es fascinante para cualquier edad.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal