Minkovski, - Intelecto Hebreo

Son las:
28/06/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Minkovski,

Etapa Electónica 1
Minkovski,
Padre de la Diabetología
 
Por: N. Zvi Avigdor (Nueva York)
 
Hoy sabemos que la insulina es la substancian que introduce el azúcar de la sangre a las células del organismo. Que la insulina es producida por el páncreas y que la falta de insulina produce diabetes.

Pero muy pocos saben que no fue sino hasta finales del siglo XIX que se comenzaron a hacer tales descubrimientos.

Desde los comienzos de la historia, el ser humano sufrió de la diabetes pero nadie entendía la causa de la enfermedad. La mención más antigua conocida del padecimiento se encuentra en un papiro egipcio de 1552 antes de la Era Común, hecha por el médico Hesy-Ra. En él indicó que estos pacientes producían grandes cantidades de orina.

Los diabéticos orinan mucho porque es el riñón el que elimina el exceso de azúcar y debido a una ley de la bioquímica, el azúcar "jala consigo" agua. Por lo tanto, mientras más azúcar se elimina, más producción de orina. Históricamente se observó también que los diabéticos, al no poder ser ayudados, perdían mucho peso y finalmente morían de inanición. Esto se debía a que las células -al no poder recibir azúcar por falta de insulina- quedaban sin ser alimentadas, y por más que los enfermos comían, el azúcar quedaba sin entrar a las células. En esa virtud, los tejidos terminaban atrofiándose con la resultante baja de peso. Debido al razonamiento concreto de la asociación de estos síntomas (exceso de orina y pérdida de peso), Arateus escribió en el siglo I de la Era Común: "es la enfermedad en la cual el cuerpo se derrite poco a poco, convirtiéndose en orina". Fue él quien le puso el nombre "diabetes" que significa en griego "sifón", es decir, la orina sale del organismo como si se vertiera líquido de un sifón.

Durante los próximos 18 siglos, cuando se sospechaba diabetes en un paciente, la única forma de comprobarlo era por medio de probar el sabor de su orina que obviamente era dulce (¡a veces lo hacía el mismo médico, o había "probadores" profesionales que lo hacían!); por ésto se le agregó el nombre de "mellitus" (que significa miel en latín), y desafortunadamente el pronóstico era la muerte en poco tiempo.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal