Marie Duplessis y las Camelias - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Marie Duplessis y las Camelias

Etapa Electónica 1
Marie Duplessis y las Camelias
 
Por: Magdala
 
Después de cabalgar todo el día por el campo, el joven alto, de anchos hombros, impecablemente vestido, salió con su amigo a visitar los teatros de París. En el Théâtre des Variétés, Alejandro Dumas, entonces de 20 años, pasaba más tiempo viendo a las mujeres en sus palcos que en el escenario.
Entre el público de esa noche de septiembre había varias integrantes del demimonde, una clase de mujeres que se encontraban justo en el borde de la sociedad respetable. Lo atrajo una mujer en especial. "Era alta y muy esbelta, de pelo negro y complexión blanca y rosa"; su cabeza era pequeña, de ojos alargados que tenían el aspecto de porcelana de las mujeres de Japón, pero había en ellos algo que indicaba una naturaleza orgullosa y vital... podía ser una figurilla de Dresden", escribió después. La mujer tan arrobadoramente descrita era Marie Duplessis, la cortesana más afamada de la época. Pero aunque compartió sus favores con muchos nobles y adinerados parisinos, fue su relación con Alejandro Dumas -joven modesto- lo que le trajo la fama.
Marie también se fijó en Dumas, porque poco después hizo señas a su amiga Clémence Prat, que conocía al joven. Al final del espectáculo madame Prat invitó a los jóvenes a su casa, que estaba casualmente al lado de la de Marie en el elegante boulevard de la Madeleine. Luego de un breve lapso Marie llamó a su vecina desde la ventana para decirle que estaba aburrida por la visita de un conde indeseable y que ansiaba compañía. Madame Prat y los jóvenes entraron a la casa a hurtadillas y cuando el conde se fue Marie sirvió una cena con champaña a sus tres invitados.
Al final de la cena Marie sufrió un acceso de tos y tuvo que salir de la estancia. Dumas fue tras ella y la encontró desmayada en un sofá. En el agua de un recipiente de plata había sangre.
El encuentro de Dumas y la Duplessis tuvo lugar a principios del otoño de 1844 y fue seguido por un breve y agridulce romance, pero el argumento pertenece a una novela que Alejandro publicó cuatro años después "La Dama de las Camelias".
Marie nació en 1824, en el mismo año que Dumas. Fue hija de un granjero, del que se decía que la vendió a unos gitanos. Llegó a París como Modista, pero no desempeñó esta labor mucho tiempo pues su delicada belleza atrajo rápidamente la atención del dueño de un restaurante, quien la instaló en un departamento. Poco después reemplazó a su amante por el duque de Guiche, un pudiente joven mundano. Esta relación la convirtió en la comidilla de París y fue asediada por multitud de pretendientes enloquecidos por su hermosura. Tenía apenas 16 años.
Marie no era una mujer vulgar, gustaba de paseos diurnos y asistir por la noche a la ópera o al teatro, ofrecer deslumbrantes fiestas y tener románticos encuentros con hombres deseosos de contribuir a su manutención. Los servicios de Marie llegaron a ser tan bien pagados que se decía que gastaba 100,000 francos de oro al año. Su ropa era elegantísima y se rodeaba de flores; pero el aroma de las rosas la mareaba, por lo que usaba camelias, sin olor. Cuando estaba receptiva a proposiciones románticas daba una camelia blanca, la roja aconsejaba paciencia.
La Duplessis leía y discutía todos los libros de su biblioteca con sus múltiples amigos y era reconocida como una consumada pianista. Admitía que su único defecto era decir mentiras pero se disculpaba diciendo... "las mentiras conservan blancos los dientes". Marie era una belleza etérea; pero también era enfermiza y temía que su vida sería corta.
Tres meses duró el tórrido romance que dejó muy endeudado a Dumas. El 30 de agosto de 1845 él le escribió para dar fin a la relación diciéndole: "No soy lo bastante rico para amarte como quisiera, ni tan pobre como para que me ames como quisieras... Tu corazón es muy grande para no entender esta carta y tu inteligencia demasiada para no perdonarme".
Cuando Dumas la dejó, Marie se relacionó con Franz Liszt y luego a principios de 1846, aceptó una sorpresiva oferta de matrimonio del conde de Perregaux, casándose el 21 de febrero en Londres. Se comentó que el conde solamente se apiadó de ella pues ya estaba sucumbiendo al agotamiento o a la tuberculosis. Poco después de volver a París se separaron y Marie quedó sola y desamparada, viéndose forzada a vender sus propiedades para alejar a los acreedores. El fin de esta cortesana, de 23 años, llegó súbita e inevitablemente el 3 de febrero de 1847.
Alejandro Dumas fils publicó en 1848 "La dama de las camelias" teniendo un enorme éxito y recibió varias propuestas para una adaptación teatral. Le sugirió a su padre Alejandro Dumas père la produjera en el teatro parisino donde era autor y productor principal, Dumas padre objetó que el tema no era adecuado para el escenario, ni siquiera soñarlo.
Su hijo lo presionó para que leyera el manuscrito. "Muy bueno", dijo el padre tras leer el primer acto, pero el hijo tuvo que salir a unos negocios y al volver encontró a su padre llorando: "mi querido muchacho, estaba completamente equivocado, tu obra debe ser puesta en escena..."
La obra se estrenó en 1852 y su éxito fue mayor que el de la novela. Pero cuando Giuseppe Verdi transformó la historia en su ópera "La Traviata", Marie Duplessis ganó la inmortalidad.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal