Maimónides, Coloso de la Medicina - Intelecto Hebreo

Son las:
31/03/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Maimónides, Coloso de la Medicina

Etapa Electónica 1
..
Maimónides, Coloso de la Medicina
 
Por: N. Zvi Avigdor (Nueva York)
 
El 13 de diciembre de 2004 se cumplieron 800 años de la muerte de Rabi Moshe Ben Maimón (1135-1204), denominado en el ámbito judío por el acróstico Ra.M.Ba.M. Este rabino conocido por el nombre griego Maimónides aportó un legado teológico tan sobresaliente, que es considerado por el pueblo de Israel como segundo en importancia al Moisés de la Biblia: «De Moshé (el bíblico) a Moshé (Ben Maimón) jamás existió alguien como Moshé (el bíblico)» dice su epitafio. Sus escritos jurídicos y filosóficos se volvieron clásicos, y fueron primordiales para el desarrollo de la identidad judía a partir de la Edad Media. Sus enseñanzas continúan influenciando el pensamiento académico rabínico, lo que lo hace, ocho siglos despues de su fallecimiento, una relevante figura contemporánea.
El presente año de 2005 ha sido declarado por el gobierno del Estado de Israel «Año de Maimónides». Decenas de conferencias y celebraciones se han programado tanto en Israel como en el extranjero para dar reconocimiento a esa capacidad intelectual (y física, como veremos más adelante) tan extraordinaria.
La calidad de sus aportaciones literarias es universalmente aceptada como suprema y el gran enigma biográfico ha sido cómo pudo haber escrito Ben Maimón, en esa vida tan ajetreada, tantas obras monumentales. Recordemos que Maimónides pasó años de su vida viajando, huyendo de persecuciones antisemitas, y ya que encontró asilo, se dedicó en tiempo completo a la práctica médica. Si esto fuera poco, fue también elegido jefe de su comunidad en Fostat, Egipto.
El «Mishne Torá», la « Guía de los Descarriados», el «Comentario de la Mishná»... cualquiera de estos tres trabajos le hubiera llevado a la posteridad. Sin embargo, escribió además un «Libro de Lógica», el  «Tratado Sobre la Resurrección», «El libro de los Preceptos», y « La Epístola a Yemen». Redactó también comentarios sobre varios volúmenes del Talmud, tratados astronómicos, y más de 600 «Respuestas» a preguntas religiosas pragmáticas a su época.
Mucho se han analizado y estudiado estos escritos teológicos y filosóficos, pero muy pocos saben que este gran autor compuso también 10 tratados de medicina. Esta decalogía, por sí sola también, hubiera hecho del Rambam un personaje famoso en los anales de la historia.
Ya que escribió en ambas áreas, los trabajos humanísticos se consideraron más importantes que los científicos quizá por el excelente intento -en los primeros- de armonización entre la fe y la filosofía racionalista de corte aristotélico. Pensadores musulmanes y cristianos (como Tomás de Aquino) fueron profundamente influenciados por tales argumentos. Es posible también que los escritos médicos fueron puestos en un segundo plano, a partir del Renacimiento, debido a que en general las obras médicas con el tiempo se vuelven -desde un punto de vista práctico- obsoletas, y a pesar de que muchas aportaciones antiguas son aún vigentes, únicamente éstas son traspasadas a los textos modernos; es así, como el interés común en estudiar las fuentes médicas originales se desvanece, mientras que la atención a textos con premisas teológicas y filosóficas primarias tiende a mantenerse, y a veces aún a incrementarse.
Este Rabí medieval nacido en Córdoba, España, fue un excelente practicante de la medicina, y sus manuscritos en esta ciencia muestran un don de observación impresionante. Sus escritos médicos son variados, e incluyen extractos de la medicina griega, una serie de monografías acerca de la salud en general, de diversas enfermedades en particular, y un libro de farmacología. Estos trabajos muestran la misma lucidez, sistematización y organización tan características en las otras obras afamadas.
¿En dónde cursó el Rambam sus estudios médicos? Parece ser que jamás tuvo una educación médica formal. Sus conocimientos fueron adquiridos en su mayoría como resultado de ávida lectura de literatura médica. En sus «Aforismos Médicos» menciona «los sabios de los que he leído». También dice haber escuchado enseñanzas de un tal Ibn Zuhr, médico árabe a quien él admiraba. El haber sido autodidacta establece aún más el genio vocativo de Rabi Moshe. A la edad de 39 años fue nombrado Médico Real de Saladino el Grande y su Corte. La reputación de Maimónides era tal, que el mismo Ricardo Corazón de León le suplicó aceptara ser su médico personal, pero Maimónides rechazó la oferta.
Ben Maimón encontró el tiempo necesario para producir un volumen literario exorbitante a pesar de tener un horario sumamente abrumador. En una carta a un rabino francés le dice cuan pesada es su rutina ya que despertaba en la madrugada para ir desde su casa en Fostat hasta el palacio real que se encontraba en Cairo. Allí examinaba al sultán diariamente y se encargaba también de los males de los miembros de la corte y sus familias. Regresaba en las tardes cansado y sin comer, apenas a empezar a atender a grandes cantidades de enfermos de todas clases sociales y religiones hasta tarde en la noche. Al terminar estaba tan cansado que «con dificultad podía hablar o caminar». Comía «una sola vez al día», y descansaba sólo los sábados; aún en ese día se veía dando consejos espirituales a su congregación.
 
Analicemos brevemente sus 10 Tratados de Medicina:
1.- «Extractos de Galeno», donde hace un compendio de los pronunciamientos médicos más importantes de Galeno, para el uso de estudiantes de medicina.
2.- «Comentarios sobre los Aforismos de Hipócrates». Análisis y crítica a las premisas entonces aceptadas provenientes de las enseñanzas de Hipócrates y Galeno.
3.- «Aforismos [Médicos] de Moisés» es su obra más voluminosa donde discute varias áreas de la medicina incluyendo anatomía, fisiología, patología, semiología, ginecología, nutrición, cirugía, terapéutica, e higiene.
4.- «Glosario de Medicinas», una Farmacopedia con nombres de medicamentos en 6 idiomas.
5.- «Guía Sobre el Contacto Sexual», donde analiza fisiología e higiene sexuales.
6.- «Tratado sobre el Asma».
7.-«Tratado sobre Envenenamientos y sus Antídotos». Increíblemente científico según parámetros actuales. Fue usado como libro de texto de Toxicología durante la Edad Media.
8.- «Régimen de Salud» donde entre otras cosas, hace referencia a que la salud física está importantemente relacionada a la salud mental.
9.- «Discurso sobre la Explicación de Paroxismos».
10.-«Tratado sobre las Hemorroides».
 
Los trabajos médicos de Maimónides muestran genialidad clínica, humanismo, y énfasis en la moderación y la medicina preventiva. Odiaba la superstición entonces tan en boga, y fue un pionero al utilizar el método científico en lugar del entonces común método empírico. El mundo médico lo recuerda diciendo que «fue el médico de príncipes, y es el príncipe de médicos». La cantidad de sus escritos fue sobrepasada por la misma calidad de ellos. Ocho centenas de años han pasado, y su legado es aún palpable.
Rey Ante Memorias; Brillante alabado Médico.
Sus restos yacen en Tiberíades, Israel

Regreso al contenido | Regreso al menu principal