La importancia de los bárbaros* - Intelecto Hebreo

Son las:
24/02/2019
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La importancia de los bárbaros*

Condensados
La importancia de los bárbaros*
                 
Para parar el movimiento.- mantenga el símbolo del ratón dentro del recuadro.
Para interrumpir el sonido.- póngalo en pausa con el control verde inferior.
Por: Jacobo Contente
Para iniciar el tema, necesariamente debemos definir el origen de bárbaros
y los diferentes conceptos, que a través de los tiempos los clasificaban.
A partir del siglo III, al siglo V d. C., varios ejércitos extranjeros
-entre los que destacan los godos, vándalos y hunos-
comenzaron a avanzar decididamente sobre el territorio controlado por los romanos.
Calificados por los romanos como brutales, violentos e incivilizados, estos grupos "bárbaros"
demostraron ser formidables oponentes en el campo de batalla, aplicando presión implacable
que eventualmente derrocaría al Imperio Romano de Occidente.
Fragmento de Música Épica de los Celtas>
El origen de bárbaro, proviene del latín barbarus que, a su vez, deriva de un vocablo griego que significa “extranjero”. Inicialmente se conoce como bárbaro al sujeto que vivió en algunas de las poblaciones que, a partir del siglo V, atacaron al Imperio romano. Pero este vocablo también permite nombrar a todo aquel o aquello, que tuvo que ver con estas poblaciones, que física y erróneamente las dividieron en raza blanca eslava, blanca no eslava y amarilla. Los hunos, germanos y galos, fueron algunos de los primeros en clasificarse como pueblos bárbaros.

Las invasiones bárbaras fueron parte de un proceso migratorio que se desarrolló desde el siglo III hasta el siglo VIII en diversas regiones europeas. Dichas migraciones son señaladas por los expertos, como el eslabón entre la Historia Antigua y el periodo denominado Edad Media. Muy al principio en el (período helenístico), el término no tenía un sentido peyorativo sino tan sólo de distinción; posteriormente (período medieval), adquirió una connotación negativa que hacía referencia a la falta de educación y a costumbres poco refinadas. Así el concepto ligó a estos pueblos a actitudes de crueldad, tosquedad y violencia.

Si bien el comportamiento de estos pueblos puede encuadrarse en esta descripción, el resto de los pueblos (Griego y Romano) no obraban de forma menos violenta, aunque puede que más ordenada. De todas formas, todos estos preconceptos llevaron a que se creara el adjetivo bárbaro, para hacer alusión a aquellas personas que se comportan con vulgaridad. Curiosamente en un sentido casi contrario, también se entiende como bárbaro aquello extraordinario, fuera de lo común, positivo o muy bueno. Por ello tratando de especificar más las diferencias entre lo positivo y negativo de una actuación, se complementó con la palabra civilización a lo positivo, y barbarie a lo contrario o negativo.

No obstante, bajo estas nuevas ayudas en la aclaración del concepto, se trató de identificar a los buenos de los malos. Un ejemplo palpable lo encontramos en la conquista española de los nuevos territorios americanos, en donde los conquistadores fueron los buenos y las poblaciones indígenas protagonizaron los aspectos negativos (el papel de los malos), siendo este tema histórico uno de los más controversiales hasta nuestros días. Como siempre en una historia siempre escrita por los triunfadores, se encasillaron las clásicas figuras -teóricamente contrapuestas- de civilizados que poseían una forma de vida considerada más correcta o estilizada, y los bárbaros quienes llevaban una vida más natural, aferrada a una cultura basada en tradiciones y una relación de igualdad con el resto de la naturaleza. En conceptos modernos, los contaminadores contra los ecológicos.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal