La diverticulosis - Intelecto Hebreo

Son las:
03/05/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La diverticulosis

Etapa Electónica 1
La diverticulosis
 
Por: Bertha Hoffman      
 
La diverticulosis es una enfermedad en la cual se forman unas bolsitas, llamadas divertículos y cuyo tamaño es como la de un chícharo, que se forman generalmente dentro de las paredes del intestino grueso, sobre todo en las áreas más frágiles.
La mayoría de las personas con divertículos no presentan ningunos síntomas; quizás hasta nunca se lleguen a enterar de que los tienen. Hay algunas que perciben cierta molestia sobre la parte afectada o presentan espasmos musculares en el abdomen. Pudiera sentirse un dolor sobre el lado izquierdo del estómago, y menos frecuente, en el centro o en el lado derecho.

Los divertículos pueden traer complicaciones tales como sangrado e infección. El sangrado es muy poco común y generalmente no es nada serio; en algunas ocasiones los divertículos se infectan e inflaman, lo cual es más serio: a esta enfermedad se le conoce como diverticulitis. Con la inflamación puede presentarse fiebre, una elevación de glóbulos blancos y un dolor abdominal agudo; también pueden aparecerse abscesos, constipación, o que las paredes del colon se agrieten y ocasionen filtraciones.
Con frecuencia la diverticulosis no se descubre más que por medio de rayos-X o exámenes intestinales. El técnico puede ver los divertículos por medio de una colonoscopía, estudio que se realiza introduciendo un tubo flexible en el ano. El médico puede también observar todo el intestino por medio de un enema de bario. Si el caso es de sangrado rectal, se procede a efectuar una angiografía; en este procedimiento se inyecta en una arteria un líquido de contraste que viaja hacia al colon y así poder localizar con precisión el punto exacto del lugar de donde procede el sangrado.
La diverticulosis es muy común, en especial entre las personas mayores de 60 años, pero sólo a un 20% aproximadamente se le desarrolla la diverticulitis, y de este porcentaje, a muy pocas personas se les considera que tengan algo muy serio o que sus vidas estén en peligro.
Nadie sabe a ciencia cierta que ocasiona los divertículos. Los científicos piensas que pueden ser causados por un incremento en la presión dentro de las paredes del colon debido a espasmos musculares o esfuerzos, especialmente si la persona padece de constipación o utiliza laxantes demasiado frecuentemente.
Si se padece de diverticulosis sin síntomas, no se necesita tratamiento alguno. Algunos médicos aconsejan alimentarse a base de una dieta alta en fibras, tales como los cereales integrales, frutas y verduras, y el evitar ciertos alimentos. Los laxantes y enemas sólo deben utilizarse muy ocasionalmente. De cualquier forma y en términos generales, una alimentación rica en fibras ayuda a prevenir los divertículos.
Los pacientes con diverticulitis en ocasiones deben ser hospitalizados y encamados; el tratamiento es a base de analgésicos, antibióticos, suero intravenoso y un monitoreo continuo. La mayoría de los enfermos se recuperarán sin la necesidad de una cirugía.
En algunos casos es necesaria una intervención quirúrgica para poder drenar los abscesos resultantes de la ruptura de uno o varios divertículos y para extirpar una parte del colon, y después unir las partes sanas del intestino. Este último procedimiento sólo se utiliza cuando el caso es muy severo o muy recurrente. Algunas veces las dos porciones sanas del colon no se pueden unir de inmediato, en cuyos casos se requerirán otra u otras intervenciones; mientras tanto, se podrá efectuar un procedimiento temporal con el objeto de que el colon continúe funcionando. El tiempo entre una cirugía y otra puede variar, desde unas semanas o algunos meses, dependiendo de la recuperación del paciente.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal