La carta de Moussali - Intelecto Hebreo

Son las:
31/03/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La carta de Moussali

Etapa Electónica 1
 La carta de Moussali
 Por: André Moussali
 
 
Escuchar las diatribas de Ajmadinejad, el presidente de Irán, en la Asamblea General de las Naciones Unidas contra el Pueblo de Israel, a los judíos, nos hace reflexionar que esta organización cuyo objetivo es unir a las naciones, es todo menos eso.
 
Parecía recitar las percepciones antisemitas del tristemente célebre libro Los protocolos de los Sabios de Sión, donde se describe todos los prejuicios antisemitas desde la antigüedad, muchos de los cuales se han retomado en distintas épocas y situaciones, como lo demostró el presidente de Irán.
 
Después de 60 años del Holocausto, escuchar a un energúmeno referirse a este episodio de la historia judía con tanto odio y negación de los terribles acontecimientos es para deprimir a cualquier ser humano que cree en lo mínimo de decencia y de respeto a los millones que sucumbieron en la mayor tragedia que ha padecido nuestro pueblo.
 
En París, Francia, tuve la oportunidad de entrevistarme con Eric Laurent, un periodista que visitó a Irán. Ahí me relató su experiencia al visitar Teherán, en agosto del 2007. "Había un calor tórrido en la capital de Irán, unos días antes, la autoridad había ajusticiado públicamente con la horca a varios criminales del orden común, algunos de ellos prisioneros políticos, de acuerdo a la oposición.
 
"El régimen había endurecido su política, los automóviles no podían moverse por el pesado tráfico, todo esto bajo la mirada del guía espiritual de la Revolución, cuyo retrato llenaba todos los espacios en la calle. Enormes filas de autos aguardaban su turno en las estaciones de gasolina, del país que, se dice, posee la décima parte de las reservas mundiales de petróleo. Cada persona tiene derecho a 80 litros de combustible al mes esto debido a la política oficial de precios bajos en los combustibles.
 
"Un amigo, que me esperaba en el hotel, me dijo que habían prohibido, definitivamente, la aparición del diario Shargh, uno de los últimos medios reformistas que seguía apareciendo. También me habló del despliegue y controles policíacos en toda la ciudad". Mi amigo me decía: "siento el enojo y la impotencia de la gente y el deseo de rebelarse".
 
Más de 30 años de embargo económico y una baja caída de la economía, debido a la incompetencia y la revolución, trasformaron a Irán en un país totalmente aislado del mundo. En el Esteghlal, el antiguo Hilton, no se acepta ninguna tarjeta de crédito. Este edificio de 20 pisos, fue nacionalizado y rebautizado, después de la Revolución Islámica, se había convertido en el cuartel general de los Guardianes de la Revolución, la alberca contenía agua verde, semejante a un pantano. Muy cerca había un buffet donde se hallaban reunidas unas mujeres ataviadas con el Shador, el espectáculo parecía un entierro".
 
Al día siguiente recorrí las calles y no encontré un solo DVD o CD extranjero en venta, ya que están prohibidos. Varias tiendas están cerradas con un aviso: Cerrado por no respetar las leyes del Islam. La vestimenta de las mujeres, parecían a un uniforme, impuesto por las autoridades. “Pueden escoger cualquier color a condición de que sea negro".
 
Sobre los muros de la antigua embajada de Estados Unidos, se encuentra un enorme retrato del Imán Jomeini y bajo éste, con grandes letras se lee: "Derrotaremos a los estadounidenses" y "Muerte a América".
 
El presidente iraní se burla acerca del "papel de profeta" de los periodistas. Los líderes iraníes se burlan de la cultura y de los valores occidentales. En una de las calles principales, hay un inmenso terreno en el corazón de Teherán, expropiado por los Guardianes de la Revolución, un lugar inmejorable para un desarrollo inmobiliario. El poder empresarial de los Pasdarán (Guardianes de la Revolución), son los dueños de las obras. En 2006, el presidente iraní, antiguo miembro de los Guardianes, les otorgó, una empresa de 10 mil millones de dólares de contratos públicos suplementarios. Así mismo, detentan el mercado negro de la gasolina, surgido por el racionamiento.
 
"En el hotel que me hospedaba comentó el periodista había un señalamiento sobre la obligación de respetar el código de vestimenta musulmana. De acuerdo a la confesión de una persona, era suficiente un discurso de un Guía de la Revolución" para ganarse el apoyo del público. Ahora, el régimen debe de comprar ese apoyo. El año pasado, me comentaba, el gobierno pagó 55 mil millones de dólares para estabilizar la situación, ahora la cifra se elevó a más de 70 mil millones de dólares. Todo, proveniente de los ingresos petroleros.
 
Cuando les hablo de las sanciones occidentales impuestas a Irán, se sonríen: "ese es el mejor instrumento de propaganda del régimen, se refugia detrás de estas para encubrir sus incompetencias. Los verdaderos problemas económicos son internos, se llaman: corrupción, mala administración, falta de productividad. Estoy convencido que el impacto de las sanciones no sobrepasan el 1% de la economía.
 
La estabilidad del régimen se apoya en el petróleo, en los últimos 28 años, después de la instauración de la república islámica, los ingresos en divisas fuertes, se ubicaron en 700 mil millones de dólares. Pero, de esa suma, 400 mil millones llegaron a las arcas del gobierno en los últimos 9 años. Esta situación le abrió los ojos a mucha gente, especialmente a los Pasdarán. Las relaciones de estos con los anteriores presidentes Rafsandjani y Khatami, fueron conflictivas. No tenían las autorizaciones que requerían, sobre todo en el sector de construcción. Ahora, el actual mandatario es uno de los suyos. Y están saciando su sed, sus tentáculos controlan no sólo la construcción, los medios de comunicación, sino también el renglón nuclear. Así mismo una parte del petróleo, el gas y del sector bancario. Aunado, al control militar que ejercen sobre el país.
 
"Al régimen, desde que Ajmadinejad subió al poder en el 2005, no le preocupa en lo mínimo la economía. Su única lógica es la de controlar y asegurarse de los ingresos petroleros que son repartidos entre los fieles al régimen. Una persona comentaba, que los efectos de las sanciones desde hace 20 años han sido muy limitados. Los 14 países que nos rodean son más pobres que Irán, con el endurecimiento de las sanciones la Administración Bush refuerza el radicalismo y margina a los reformistas".
 
"A la mezquita, a donde fui llevado un viernes, el antiguo presidente de la República, Jashemi Rafsandjani, turbante y túnica blanca, parecía un campesino, lucía muy amable, pero con una mirada infinitamente dura. Como toda revolución, la de Irán ha devorado a sus hijos, pero Rafsandjani, ha sobrevivido y prosperado. Es considerado el hombre más rico del país y según algunas revistas su fortuna se ubica en el No. 40 del orbe.
 
"También visité la Cd. de Qom, el Vaticano Shiíta, donde estudian, día y noche, alrededor de 100 mil religiosos. En ese lugar tan caluroso, se reúnen peregrinos sauditas. Las mujeres, vestidas totalmente de negro, con la cara cubierta, pero con el celular pegado a la oreja.
 
Ahí mismo, Yazdi, el ultra conservador Ayatollah, mentor de Ajmadinejad, posee la escuela teológica Imán Jomeini, uno de los más importantes establecimientos. El ayatola no se encontraba y nadie aceptó hablar conmigo. Instalado en el Hall observé a quienes llegan y se van, todos los empleados deben checar su tarjeta. Me parece que el gran sueño de los ayatolas es transformar a Teherán en una réplica inmensa de Qom, me pregunto si la capital para algunos mollahs es un laboratorio en materia y ética y de respeto al código islámico. Todas las medidas represivas tienen por objeto suscitar el miedo, y también a través de éste cambiar las mentalidades.
 
El verdadero creyente, es el que tiene miedo y obedece. Teherán se ha vuelto una ciudad sin alegría, donde todo lo prohibido encajona a sus ciudadanos. Incluso Teherán, está lleno de policías, cuyo único propósito es arrestar a las mujeres, que de acuerdo a ellos, infraccionan el código de vestir. Y, todos los días, son llevadas mujeres a prisión por las razias cotidianas de la policía.
 
En uno de los vehículos que vi, había tres jovencitas con la mirada temerosa. Una de ellas lloraba, porque habían portado una mascada que permitía entrever su pelo.
 
Al final comenta: "Unos periodistas y yo entramos a un café para tomar un refresco, el dueño un armenio (los Armenios son cristianos) se acercó a uno de nosotros y preguntó:" Son ustedes musulmanes, varios del grupo asintieron y les dijo que lo disculparan, pues estaba prohibido que los musulmanes entraran a su café. Los iraníes estaban siendo discriminados en su propio país".
 
Uno piensa que si esta es la verdadera vida de los iraníes, ¿cuánto puede durar un pueblo sujeto a tantas restricciones y prohibiciones? Un país, aislado del mundo, viviendo en la pobreza, mientras sus dirigentes nadan en dinero. Rigen el modo de vida de sus correligionarios. Atizan el odio hacia el extranjero, el estadounidense, el judío, para esconder sus incompetencias.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal