Entrevista a Esther Shuster - Copiar - Intelecto Hebreo

Son las:
28/06/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Entrevista a Esther Shuster - Copiar

Condensados

Esther Shuster


Por: Colaboradores

En el marco de los desayunos mensuales de la revista, tocó conocer de una manera más formal, a una de nuestras colaboradoras más consentidas, misma que se unió al grupo de escritores en los primeros años de "Foro" y que desde el principio, aportó su experiencia con ideas e intervenciones personales de mucho éxito. Muy poco después, se aventuró a ejercitar su pluma, buscando siempre subrayar la labor de pensadores judíos de renombre, que con el tiempo nuestra colectividad tiende a olvidar.
Ahora Esther plasma en un resumido escrito, que nos leyó con ternura y emoción, parte de su interesante vida y experiencias que no todos sabían. Demostrando con su narrativa el gran valor y fuerza que tiene la persistencia, cuando ésta es dirigida a propósitos nobles y buscando el bien común.

Agradezco a Jacobo Contente la invitación que me hizo para presentarme ante la familia "Foro", en este tradicional y agradable desayuno mensual, que nos permite convivir y conocernos mejor.
Hoy, me llegó el turno de presentarme ante mi familia de la pluma.
Mi nombre es Esther Rosenberg de Shuster, nacida hace muchos años. Mis padres nacieron en Polonia y fallecieron en México. Siempre fui "la hija" de un padre importante, soy, la esposa de un marido muy conocido, la madre de un hijo sociable y popular, y suegra y abuela de dos lindas mujeres, mi nuera y mi nieta. Y hermana de un talentoso retratista.
Para justificar mi membresía en A.P.E.I.M., el amigo Moussali, preguntó que si era periodista o escritora, al responderle que ni lo uno ni lo otro, replicó: "pero escribes, entonces eres escritora!"; así adquirí un título, del que yo, fui la primera en sorprenderme.
Soy ex-alumna del Colegio Israelita de México, Generación 1942. Continué mis estudios de Secretaria Taquimecanógrafa en la Escuela de Comercio de la Ciudad de México. Las alumnas teníamos que marchar cada sábado por el Bosque de Chapultepec y prepararnos para el desfile deportivo conmemorando el aniversario de la Revolución Mexicana, cada 20 de Noviembre, por las calles y avenidas del Centro Histórico de la Ciudad, con lo que cumplíamos nuestro servicio ciudadano.
Al recibirme, me incorporé a las actividades administrativas del primer periódico en Yidish "Der Weg" El Camino, fundado por mi Padre: Moisés Rosenberg, fallecido prematuramente en 1942, a la edad de 37 años.
La dirección del periódico quedó en manos de su viuda la Sra. Sonia Zundel de Rosenberg, fallecida recientemente, quien continuó con la difícil tarea que heredó de mi padre y que desempeñó con respeto y dignidad durante más de 25 años.
Mi colaboración en la administración del periódico, se me facilitó por mi conocimiento del Yidish, ya que tuve muchas ocasiones de usar el idioma en la composición de anuncios, felicitaciones sociales, obituarios, ocasionalmente corregir galeras de noticias o artículos.
A pesar de las singulares circunstancias en que quedamos mi hermana menor Judith (ya fallecida), yo y mi hermanito de 3 años, tras la muerte de nuestro padre, Doña Sonia, su segunda esposa, logró formar una familia unida, y nos hizo el obsequio de su propia familia que nos acogió con cariño, al que nosotros correspondimos amplia y sinceramente.
Como el desempeño de mis labores en el periódico, me dejaban tiempo libre, acepté por las tardes el puesto de Secretaria Yidish-Español en el Fondo Nacional del Keren Hayesod en México y la Organización Sionista. Situado en Hamburgo 138 y posteriormente en Chapultepec 300. En este último domicilio fuimos los afortunados testigos de días históricos para el pueblo judío: el anuncio de la votación para el establecimiento de un estado judío por los miembros de la ONU en 1947, y el advenimiento del Estado de Israel en Mayo de 1948 y los consiguientes enfrentamientos con sus vecinos geográficos árabes que siguieron paralelamente a las vivencias motivadas por la gran esperanza milenaria convertida en realidad.
Hubo también cambios importantes en mi vida afectiva, conocí a mi esposo, Moisés Shuster, que ocupaba el puesto de Secretario General Ejecutivo de la Organización Sionista, El Keren Hayesod y Secretario particular del Sr. Teodoro (Teddy) Resnikoff, Director del Keren Kayemet para México y Centro América.
El conocer a "mi jefe" cambió mi destino y el de él. Moisés Shuster renunció a sus puestos, se casó con su "secretaria" que era yo y formó una compañía de viajes y turismo que llevó al principio el nombre de "Israel Travel and Tourist Co." posteriormente, dicha oficina cambió de nombre al de Mundus Tours de México, ya que, con el nombre inicial parecía que nuestros servicios se limitaban sólo a viajes hacia Israel, en Mundus Tours servimos a tres generaciones durante 43 años.
Comenzamos a viajar más allá de nuestras fronteras, ampliamos nuestros horizontes, descubriendo el ancho mundo y sus maravillas, percibiendo otros olores, degustando otros sabores y tratando de entender otras culturas y costumbres. Nuestra capacidad de asombro nunca se saciaba durante los viajes, yo iba haciendo anotaciones, que desarrollaba antes de que se borraran de mi memoria, así nació un libro bajo el título "Tras la ruta del sol" que cubre una serie de reportajes de viaje y anécdotas vividas en el curso de más de 40 años de viajes, que espero poder ofrecerles algún día.
Mi supervivencia judía siempre ha sido un profundo misterio para mí, constantemente he tratado de descubrir el secreto de la fuerza moral que nos ha hecho sobrevivir como pueblo, con sus tradiciones y aspiraciones a una vida tranquila, conservando los rituales religiosos milenarios, nuestros valores que no han cambiado mucho con los siglos y que tratamos de transmitir a nuestros hijos en particular y a las nuevas generaciones en general.
Habiendo sido educada en un ambiente judío-mexicano, me di cuenta que mi mundo interno no estaba reñido con el mundo universal y mi identidad no presentaba conflicto alguno entre mi judaísmo y mi mexicanidad, ya que reafirmando la identidad étnica basada en mis propias raíces da por resultado un humanismo mejor entendido en el respeto y la comprensión de la humanidad para dar información y conocimiento a propios y extraños de nuestra ideología. He traducido en los últimos años, del Yidish, varios libros referentes a nuestra comunidad, como ejemplo el libro de Leo Forem "Constructores de nuestra comunidad" y la aportación y participación de la misma en la industria, el comercio, la ciencia, las artes y los últimos años en la política y la economía del país que habitamos y del cual somos orgullosos ciudadanos.
El mencionado libro presenta semblanzas de activistas comunitarios abarcando 123 biografías.
Asimismo hice la traducción de los "apuntes para la historia de la prensa judía en México" del escritor, poeta y periodista Moisés Glikowsky (Glico), que abarca el período de 1922 a 1940. Testimonio importante de los inicios de todos los intentos de establecer una prensa en Yidish en una comunidad de recién llegados inmigrantes, incluyendo el intento de Moisés Rosenberg por editar un diario. Este último intento frustrado a los tres meses de su aparición, convirtiéndose en un trisemanario prestigiado, "Der Weg" "El Camino" apareciendo por más de 50 años, bajo distintas direcciones, incluye Glikowsky también en dichos "apuntes" los libros en Yidish aparecidos en esa época.
Me gusta el idioma Yidish, he traducido obras y cuentos de autores de la literatura Yidish moderna, como cuentos de Isaac Bashevis Singer, I.L. Peretz, Sholem Ash, Sholem Aleichem, de este último autor, "Tuvie el Lechero" publicado en forma resumida en "Foro" en 1994.
Espero poder continuar traduciendo al español obras de interés literario, para dar a conocer a la gente las obras que no puede leer en el idioma original en el que fueron escritas.
Me siento honrada al colaborar en la revista "Foro". Mis reportajes que aparecen en "Foro" son generalmente sobre temas de actualidad, visitas a centros dedicados a los estudios del Holocausto, fechas conmemorativas, homenajes a personalidades de interés comunitario. Hice la traducción de las memorias de Yerachmiel Wishnievitz que se publicaron en "La Voz Israelita de México" en 1992 en una serie de artículos; y las remembranzas de mi personaje inolvidable, mi padre, a 50 años de su fallecimiento.
Una gran satisfacción me dio escribir el artículo dedicado a Moisés Shuster, mi esposo y compañero de toda mi vida, con motivo de haber cumplido nuestra Agencia de Viajes que fundó en 1952, "Mundus Tours" (publicado en "Foro"), 40 años de existencia y 40 años de vida profesional dedicada al turismo, y sirviendo a tres generaciones. Habiendo sido el primer representante tanto de El Al Israel Air Lines, como de ZIM (Compañía Naviera de Israel) pasajeros y carga en México.
Espero haber logrado descubrir ante ustedes una pequeña semblanza de mi persona, cuyo mayor anhelo de mi existencia en este momento, es lograr, al final de cada día, algo de todo lo que me propongo.




Regreso al contenido | Regreso al menu principal