El sitio de la Gran Revuelta - Intelecto Hebreo

Son las:
31/03/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El sitio de la Gran Revuelta

Etapa Electónica 1
 
El sitio de la Gran Revuelta
 
 
Por: Jacobo Contente
 
 
Una gran mayoría de personas que han tenido la oportunidad de viajar a Israel, no pierden ocasión de desplazarse a la costa occidental del Mar Muerto y subir a 450m de altura hasta la cima de un monte escarpado con forma de meseta, de aproximadamente 600m de largo por 300m de ancho llamado Masada, Masadá o Massada; esta montaña inició su historia desde el último siglo antes de nuestra era. Su nombre ya romanizado proviene del hebreo «Metzada o Metzuda» que significa fortaleza.
 
En ese paisaje imponente y al mismo tiempo desolador, tuvo su fin la Gran Revuelta Judía contra el Imperio Romano; una guerra desigual que registró en sus notas sobre «La Guerra de los Judíos» el historiador Flavio Josefo; narración que hasta el siglo XX, gracias a los estudios y adelantos en arqueología, pudo confirmarse en la mayoría de las afirmaciones de Flavio.
 
Es curioso que no obstante conocerse desde esa época los legendarios hechos, la región y en particular el propio sitio, quedó perdido por casi dos mil años en el desierto de Judea. Una fortaleza que otrora fue sede de grandes y lujosos palacios, pero también que sirvió de refugio a cerca de mil hombres, mujeres y niños, asediados por la mejor fuerza militar de su tiempo, fuerza a la que privaron del gusto de una victoria a sus anchas y orgullo, eligiendo para ello una muerte colectiva antes de caer vivos en manos enemigas.
 
Ya en nuestros tiempos, mucho se ha escrito y difundido a través de los medios modernos de comunicación sobre estos trágicos hechos, en gran parte gracias y basado en una traducción al hebreo que se hizo en 1923, precisamente de la obra de Josefo, además de una publicación de 1927 del poema Masada, del olim ucraniano Yitzhak Lamdam. Posteriormente tras la Guerra de Independencia y la consolidación del nuevo Estado, el interés cundió por la gran fortaleza y los hechos ocurridos en ella, convirtiéndose en una referencia histórica nacional de características heroicas, que tiene muchos paralelismos con la reciente historia de la nación judía, ayudando además a la formación y determinación de todos los ciudadanos del actual Israel.

 
Aproximadamente en la primera mitad del siglo XIX, muchos exploradores viajaron a la región para determinar su sitio exacto. En 1838 unos norteamericanos la vieron por medio de un telescopio desde Ein Gedi pero no fue sino hasta 1963 que el lugar fue metódicamente excavado y restaurado por un equipo de centenares de voluntarios judíos que llegaron de todo el mundo convocados por la Universidad Hebrea de Jerusalem, bajo la dirección de Yigal Yadín. En tan sólo dos años los trabajos se concluyeron, apareciendo hallazgos maravillosos que fijaron una cronología que inicia en el año 35 a.e.c, aunque muchos científicos corren aún más la fecha hasta el 42, cuando Herodes expulsa de Masada a un grupo de rebeldes al Rey Hircano II.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal