El segundo secreto - Intelecto Hebreo

Son las:
08/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El segundo secreto

Etapa Electónica 1
El segundo secreto
 
Por: David Liberman S.
 
Ahora toca revelar el segundo secreto espacial de la U.R.S.S., el cual está muy ligado a la carrera hacia la Luna. Sólo hasta su muerte se conoció la identidad de quien fuera el responsable del Programa Espacial de la U.R.S.S. Sergey Korolev.
No es muy claro porqué mantenían la identidad del Director del programa espacial en secreto. Algunos de los ingenieros espaciales que conocí me decían que era para ponerle trabas al espionaje, ya que de esta manera no era posible llegar hasta el Director del Programa. Esta tesis además tiene el refuerzo de que otra de las trabas que habían puesto al espionaje era que los ingenieros espaciales y técnicos tenían terminantemente prohibido aprender inglés y sólo a un pequeño grupo se le permitió aprender alemán, esto para poder comunicarse con los ingenieros y técnicos alemanes que habían capturado.
La otra tesis es la de que Stalin y posteriormente Krushev eran muy celosos y no querían que otra persona tuviera mayor popularidad que los opacara. Durante el régimen de Stalin esto es bien conocido y es por ello que mandó al General Zhukov a un pequeño pueblo como comandante local, después de haber sido el comandante del ejército que venció a los nazis en el frente ruso, llegando hasta Berlín antes que los otros ejércitos aliados.
Korolev nació en Ucrania en 1906. Desarrolló desde pequeño una gran pasión por la tecnología aeronáutica, graduándose en el Politécnico de Kiev y estudiando después en la Escuela Técnica Superior de Moscú. En 1934 publicó "Cohetes a la Estratosfera". Dos años después, en una de esas inexplicables purgas fue encarcelado porque sus experimentos con cohetes cayeron en sospecha. Después de largos interrogatorios fue enviado en un tren de carga junto con otros presos a Siberia, donde terminó en una mina de oro, en la región de Kolima, mina de la que nadie regresaba con vida.
En 1938 y frente a la presión de una guerra próxima, él y otros diseñadores aeronáuticos son traídos de regreso a Moscú, a una cárcel técnica (sharashka) donde se les ordena diseñar aviones de combate. Todo este grupo de trabajo fue enviado a Omsk cuando los nazis invadieron Rusia. Ahí trabajó con otro diseñador famoso de nombre Glushko.
Al término de la guerra, Korolev fue encargado de probar los cohetes A-4 capturados y a diseñar, a partir de ellos, misiles mejorados para uso militar. Korolev diseñó varios cohetes de mayor alcance y precisión. El último de ellos recibió el nombre de Victoria (Pobeda) del cual se fabricaron varios cientos. Se mantuvieron en secreto y fueron presentados públicamente en el desfile militar de 1957 en la Plaza Roja.
Desde 1953 con la muerte de Stalin, Korolev tenía la misión de desarrollar un misil con alcance de 5000 Km. y una precisión a un blanco de 10 Km. de diámetro. El cohete fue construido y Korolev se dio cuenta de que era suficientemente potente para lanzar un satélite a órbita terrestre. En cada entrevista que tenía con Krushev le pedía permiso para lanzar dicho satélite. Krushev se dio cuenta del gran interés de Korolev y para presionarlo le decía: "Dame mi misil con la precisión de 10 Km. y te dejo lanzar tu satélite".

Regreso al contenido | Regreso al menu principal