El Camino Judío - Intelecto Hebreo

Son las:
28/06/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El Camino Judío

Etapa Electónica 1
El Camino Judío  
                         Diálogo J. Contente-A. Escudero

Por: Antonio Escudero Ríos
Oct, 2015
 
Antonio Escudero Ríos:
1 – ¿Le parece contradictorio que un pueblo tan definido como el judío se haya constituido sobre unos caminos hechos al andar?
Jacobo Contente:
En lo absoluto; existen muchos otros pueblos que lo han hecho y seguirán haciendo con mayor o menor escala. En particular el pueblo judío, por razones y circunstancias propias de su historia, hace mayores ajustes para cumplir con un legado y principios básicos que lo han mantenido en diferentes latitudes. Lo que mencionas como “tan definido” son esos principios morales y actitudes legales ante la diversidad de entornos.

A. Escudero:
2 – Teniendo en cuenta que no hay pueblo como el judío que se haya constituido sobre las Escrituras como ley y mandato divino, ¿serían los profetas los primeros constructores de la historia –tal como la entendemos–no solo empujada desde atrás, sino reclamada desde delante, desde el futuro?
J. Contente:
Pienso que el judío no es el único pueblo que se haya constituido sobre esas bases. En la historia de la humanidad, diferentes pueblos y culturas lo hicieron, incluso sobre leyes escritas y deidades que les dieron fama y poder. El parteaguas o diferencia, surge de un monoteísmo sin muletas y una legislación más enfocada hacia una mejor moral y sanidad de una célula primaria llamada familia. Cada uno de los llamados profetas y sus escribas, pensaron y divulgaron sus creencias a la inversa, dejando la fama, grandeza y el poder de un pueblo al quehacer y responsabilidad moral de los individuos que lo forman; de ahí también surge su longevidad como tal.

A. Escudero:
3 - Parece que el pueblo judío, más que la reivindicación de un espacio, ha estado buscando el tiempo, su tiempo, su historia, ¿es también ése su parecer?
J. Contente:
Tu comentario relacionada con la búsqueda de tiempo me parece acertada, no así la reivindicación de un espacio, y mucho menos el buscar su historia. El tiempo se relaciona con la existencia; anhelo que cualquier pueblo o nación siempre busca, sobre todo cuando ahora existen espacios que proteger. Aunque no estoy muy de acuerdo con lo que conlleva la expresión bíblica de “Pueblo Elegido”, vemos que el pueblo judío ha tenido y sigue teniendo su tiempo ante los demás pueblos o naciones.
Por ejemplo vemos, que…: muchas legislaciones modernas se basan en las leyes y reglamentos del judaísmo; la invención del día de descanso obligatorio, primero fue judía; también la elaboración inicial de varios códigos sanitarios, los ejemplos libertarios en contra de la opresión…y muchos otros conceptos que se han tomado o copiado, incluso para la creación de otras religiones, que hasta la fecha existen dentro de la cultura occidental. Su historia, como todo pueblo, no puede ser tan veraz en todo, pues hay que recordar que en principio se transmitía verbalmente, y aún la escrita depende mucho del o los autores, es fácil fantasear o equivocarse en más de cinco mil años de historia, donde además muchos pueblos han interactuado.

A. Escudero:
4- ¿No cree que la historia, en el caso de los judíos, más que una historia basada en el progreso es una historia sagrada, es una historia ucrónica de la divinidad en los hombres, de la palabra de Dios hecha escritura, una y otra vez?
J. Contente:
En parte ya contesté la pregunta en el punto anterior. Para un servidor -aunque a muchos no les guste- siempre he dicho que cualquier religión o mismo algunas historias, tienen algo de mitología. Debemos recordar que en la literatura existen muchas licencias -sobre todo en los campos novelados- y la escritura llámese bíblica o de otra índole, muchas veces recurren a ellas, de acuerdo al fin o meta que se persigue. No por ello disminuye su valor e importancia para formar la cultura; de éste último factor (cultura) se desprenden razonamientos y actuaciones buenas o malas, dependiendo del tipo y grado de cultura que tenga un individuo o pueblo. Pienso que nada es perfecto, por ello –afortunadamente- al hombre, se le ha dado el libre albedrío, aunque por ignorancia, interés o comodidad muchos prefieran ir con la corriente por más absurda y peligrosa que esta sea.

A. Escudero:
5 - ¿Cómo se combina según usted la depurada individualidad judía con el sentimiento de colectividad de este pueblo?
J. Contente:
No concibo una depurada individualidad judía; puedo decir que por el contrario es bastante plural, lo que la hace más interesante y atractiva. El sentimiento colectivo se ha formado a través de milenios, pues siempre ha sido una minoría cuantitativa y por lo general, en diversas formas, muy castigada por la ignorancia, tal vez envidia, incomprensión e intolerancia. Dada la naturaleza de su formación y experiencias, lamentable o afortunadamente -según se vea- el judío por regla general no hace proselitismo, siendo esta otra peculiaridad que muchos critican, pero que como vimos tiene sobrados fundamentos.

A. Escudero:
6 - Hay una ambivalencia contradictoria entre las gentes respecto al judío. Por una parte es un pueblo respetado y temido, por otra parte hay una actitud de rechazo hacia él, que se manifiesta en expresiones populares y despectivas, por ejemplo «perro judío», «hacer una judiada», «ser un fariseo», etcétera. ¿Qué opina de ello?
J. Contente:
Al parecer me adelanté de nueva cuenta a tu pregunta, con lo tratado en el punto seis. Pero puntualizo los conceptos afirmando que si existe esa ambivalencia, que va en razón directa al conocimiento que se tenga del judaísmo o de tu vecino que es judío. Una de mis razones que me lanzaron a ser escritor y editor de varios medios en español que tratan sobre el judaísmo, es el deseo de informar a personas no judías -si es que así lo desean- de quienes somos. Los medios en donde he laborado y lo sigo haciendo, son abiertos a todo público máxime ahora con el internet. Estas actividades están rompiendo los prejuicios y ambivalencias que por siglos se han construido sobre nuestro pueblo, pero créeme que queda mucho por hacer.

A. Escudero:
7 -Existe una penetración de lo judío en lo sagrado –incluso en el pensamiento de sus prohombres más modernos y racionalistas– como temor de Dios, como acatamiento del mandato divino, como escritura sagrada. Es curiosa, ¿no cree? Esa mezcla entre racionalismo científico y acatamiento de la divinidad.
J. Contente:
No creo que sea curioso que se den esas mezclas. Por el contrario existen judíos de todo tipo y grado religioso o científico. Hay muchos quienes mezclan, pero otros que no lo hacen. El temor o no a Dios, también depende de cada persona; algunas van a rezar al templo para pedir y agradecer, otras van a reclamar, pero también hay quienes ni siquiera lo visitan. Hablando de prohombres modernos y racionalistas como lo fue David Ben Gurion, él decía “que el pueblo judío es como cualquier otro en el mundo”, por ello creo en lo personal, que sale sobrando ponerle cualquier tipo de etiqueta.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal