El bosque de Chapultepec - Intelecto Hebreo

Son las:
08/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El bosque de Chapultepec

Etapa Electónica 1
El bosque de Chapultepec
Por: Paulina Rubio

En estos días en que se ha hablado tanto acerca de la proximidad del bicentenario de la Independencia y los planes que hay para festejarlo debemos recordar muchos de los edificios, escuelas, relojes monumentales y jardines que se crearon para conmemorar el primer centenario que se celebró aun estando Don Porfirio Díaz en el poder. Entre éstos está el Bosque de Chapultepec, que aún ya existiendo como bosque desde tiempos de los aztecas reinantes, se arregló con calzadas, plazuelas, fuentes y diversos tipos de árboles y plantas nacionales además de los ahuehuetes que estaban ahí desde la época de los toltecas aún antes de arribar los mexicas a estos rumbos.
En 1910, Don Porfirio habitaba el Castillo de Chapultepec como lo siguieron haciendo muchos de los presidentes que le siguieron hasta que Lázaro Cárdenas decidió mudarse a lo que hoy conocemos como Los Pinos para que el Castillo fuera abierto como museo. Pero el bosque como tal, siempre ha sido un remanso de paz y tranquilidad. Incluye, entre otras cosas, el baño de Moctezuma, la Casa del Lago donde suele haber funciones teatrales y exhibiciones de pinturas y esculturas, además de filatelia y ajedrez, la Calzada de los Poetas con bustos y trozos de poemas de diversos poetas mexicanos como Sor Juana Inés de la Cruz, Manuel González Nájera, Ramón López Velarde y muchos otros, sin contar el Foro de Juventino Rosas y otros sitios que visitar. Actualmente, hay un gran número de personas visitando lo mismo el zoológico, remando en el lago, recorriendo el Castillo o simplemente paseando entre los árboles.
El zoológico perteneciente al emperador Moctezuma fue una de las cosas que más sorprendieron a los conquistadores cuando llegaron a Tenochtitlán. Se dice que éste fue el primer zoológico existente en el mundo. Para los españoles fue una gran sorpresa encontrar ocelotes y monos en cautiverio para el deleite del gobernante azteca que además solía coleccionar no únicamente animales sino diferentes plantas y árboles también.
Evidentemente, uno de los lugares más populares desde que se abrió por el año 1926 es el zoológico. Habiendo sido el lugar tradicional de visita con los niños durante muchísimos años, hoy en día se ha transformado radicalmente. Lo único que permanece de lo conocido de antes es la construcción que anunciaba alguna marca de cemento de esa época y que fungía de estación del trenecito. Actualmente el zoológico está dividido en partes y uno elige la que desea visitar para recorrerla totalmente y continuar en otra o retirarse. Las elecciones son animales de praderas, desiertos, sabanas, bosques tropicales o bosques templados además de haber un serpentario, un aviario, un mariposario y un acuario ofreciendo así un habitat más natural y digno para todas las especies existentes, que realmente ya no están enjauladas. Además, ya no se permite entrar con comida salvo en las instalaciones indicadas específicamente para ello. Inclusive, uno de los paseos, que es un poco largo, tiene una zona para comprar comida para comerla ahí y solamente ahí. Sin embargo, el recorrido general puede ser bastante extenso pues se entra por un lado y se sale por el extremo totalmente opuesto y, frecuentemente, hay un largo camino para desandar lo andado.
Actualmente se exhiben en el zoológico especies nativas de México como el conejo de los volcanes, el zacatuche o teporingo (es la única colonia reproductiva del mundo de esta especie, establecida en 1984), el lobo mexicano, el mono aullador, el ocelote, el jaguar, la nutria de río, la cotorra serrana, el pavo ocelado, el ajolote de Xochimilco, tlacuaches, cacomixtles y la tarántula de rodillas rojas. Además, por supuesto, están los animales tradicionales de cualquier zoológico del mundo como pandas, gorilas, elefantes, etc.

Hoy en día, el Zoológico de Chapultepec está involucrado en varios proyectos de conservación, particularmente en la reproducción en cautiverio de diversas especies, sobre todo las que provienen de México pero también incluyendo los pandas en los cuales ha habido bastante éxito. Hay un laboratorio de fisiología reproductiva además de un hospital y un laboratorio para tratar a los animales que presenten algún problema.
Otra de las zonas relativamente nuevas es el Jardín de los Adultos Mayores. Es una zona en la cual es necesario tener la tarjeta del INAPAM pero puede uno llevar comida, bebida, lectura, jugar barajas o dominó, bailar al son del danzón o simplemente sentarse a admirar la naturaleza pues los árboles dan mucha sombra, hay ardillas por doquier y la paz es total. La entrada se encuentra a un lado del Pabellón de Corea, casi en la esquina de Reforma con el Chivatito. Tenemos a la mano uno de los bosques más bellos y completos en la Ciudad de México. Visitémoslo y ayudemos a que siga siendo tan interesante como lo ha sido durante tantas décadas.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal