El «error de Dreyfus» - Intelecto Hebreo

Son las:
31/03/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El «error de Dreyfus»

Etapa Electónica 1
El «error de Dreyfus»
 
Por: Bill Landau
 
Si yo hubiera estado presente, mirando a través de las rejas del Patio de Honor de la Escuela Militar de París como el Capitán Alfred  Dreyfus era sumariamente degradado de grado por un supuesto complot de espionaje a favor de Prusia, hubiera yo sentido asco y vergüenza de ser francés.

Dreyfus era judío alsaciano y, por tanto, propicio chivo expiatorio de los altos grados militares franceses, quienes habían sido los que habían proporcionado información militar al enemigo.

Dreyfus fue condenado por espionaje y recluido en la Isla del Diablo en las costas de la Guyana Francesa.

Dos hombres seguían de cerca el "affaire Dreyfus". Cada uno de ellos se inmortalizo por los hechos que Dreyfus catalizó.

El primero era un judío vienes corresponsal del periódico "Die Neue Freie Presse", que a la postre cubría el juicio Dreyfus. Theodor Herzl, quien atestiguó el rampante antisemitismo que el juicio desencadenó y las masas enardecidas en contra de los judíos. Herzl sacó sus conclusiones, hoy en día conocidas por todos: la necesidad del judío de auto emanciparse y un territorio soberano. Herzl plasmó su ideario en "Alt Neu Land" (Vieja y nueva Patria), escrito que fundó el sionismo político.

El segundo era un famoso escritor francés que se avergonzó al ver a Dreyfus injustamente humillado y castigado, Emile Zola.

La evidencia de la injusticia que se estaba cometiendo, atrajo a un número cada vez mayor de personalidades públicas a la causa Dreyfus, Clemenceau, Anatole France y León Blue entre otros.

Pero quien mejor defendería el caso fue Emile Zola, autor del famoso artículo "Je'accuse" (yo acuso), una carta al entonces Presidente de la República, Félix Faure, publicado en la primera página del diario L'aurore el 13 de enero de 1898, donde denunciaba «un crimen de lesa humanidad». Por ello, Zola fue condenado a un año de prisión y al exilo.

Dreyfus fue rehabilitado el 12 de julio de 1906.
Este año se cumple el centenario de la rehabilitación final del Capitán Dreyfus.
 
Aun hoy, si fuera yo francés me avergonzaría profundamente del rampante antisemitismo disfrazado de anti-israelismo en Francia.

Es bien sabida la ambivalencia francesa entre la derecha más reaccionaria y la izquierda más radical, entre su liberalismo y su intolerancia.

La historia francesa desde la ocupación nazi a la fecha deja mucho que desear en relación otrora a los judíos y a los emigrantes en general. El fantasma de Dreyfus aún recorre la Francia.
¿Habrá por ahí otro Emile Zola?

Regreso al contenido | Regreso al menu principal