Destino: Madagascar - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Destino: Madagascar

Etapa Electónica 1
Destino: Madagascar
 
Por: Mirele y Alfredo Bistre
 
La cuarta isla más grande del mundo, con poco más de medio millón de Km2 localizada en el sector occidental del Océano Índico, y que a fines del siglo XIX se convirtió en una colonia francesa, ha ejercido una gran fascinación para muchos que buscaron la solución más adecuada a la Cuestión Judía, esto es, a dónde acomodar a los inadoptables judíos que no pueden formar parte de ninguna sociedad.

La idea de enviar a los judíos a Madagascar, fue lanzada por primera vez en 1885 por el antisemita alemán Paul Legarde. Inclusive dentro de las distintas propuestas para crear un Estado Judío, también se llegó a plantear que esta isla era una posibilidad, junto con Argentina, Uganda o El-Arish (zona del Sinaí). A partir de la década de los treinta del siglo pasado, varios fascistas ingleses defendieron este proyecto.

En 1937 el ministro de Colonias francés, concedió una entrevista al Gobierno polaco que envió una delegación para examinar las posibilidades de establecer judíos en la isla. También se llegó a considerar que Francia podría abrir algunas otras colonias como: la Guayana o Nueva Caledonia a colonos judíos de Europa oriental. Se permitió que una comisión visitase la isla, los dos judíos que formaban parte de esta misión concluyeron que la isla no era apta para más de 500 familias.

Finalmente Francia se negó viendo la posibilidad que en un futuro los judíos llegaran a reclamar la isla como suya, siguiendo la experiencia de la anexión alemana de los Sudetes; también temían que por aceptar judíos, Francia fuera arrastrada a la guerra, tomando como evidencia el Kristasllnacht justificado como una reacción popular por el asesinato de un diplomático alemán en París, a manos de un judío.

Los polacos también habían propuesto a los ingleses enviar un millón de judíos al África meridional británica, aunque en un principio no hubo interés, se sabe que Chamberlain y Roosevelt preguntaron si Mussolini podría instalar judíos en Etiopía. (1) Al mismo tiempo en la Alemania nazi, la necesidad de lograr un país Judenrein (limpio de judíos), promovió la emigración forzada también de Austria, ya anexada en 1938 (Anschlüs). Hitler dijo que era partidario de estimular la emigración por todos los medios posibles, tanto él como Eichman llegaron a contemplar enviar a los judíos a Palestina, aunque también pensó que ante la derrota de Francia y un pacto de paz con Gran Bretaña, podía considerarse que en Madagascar los judíos podrían construir su propio Estado. (2)
Varios ideólogos del partido nazi, Rosenberg, Streicher, Göring, vieron potencialmente en Madagascar, un hogar para los judíos. Fue a partir de mayo de 1940 que el Plan Madagascar empieza a tomarse más en serio, se dejaron de construir ghettos, y Eichmann propone que ahí serían enviados todos los judíos de Europa, transformándose así en un Superghetto. Se dejaría a los judíos ahí, hasta su extinción.

Adam Czerniakow, cabeza del Judenrat (Consejo judío) de Varsovia fue informado por la SS en julio de 1940 que la guerra terminaría en un mes y que los judíos serían enviados a Madagascar. (3) La isla tendría que transferirse a Alemania como un Mandato, se privaría a todos los judíos de sus nacionalidades respectivas, pero se les permitiría una autonomía administrativa limitada bajo un gobierno policial nazi. Los habitantes franceses de la isla se irían, privando a los judíos de todo contacto con europeos.

Un banco intraeuropeo mediante la expropiación de los bienes judíos, proveería los fondos a la SS que financiarían los costos de transporte y reasentamiento. Para Hitler, las condiciones climatológicas de la isla, tendrían un efecto debilitador en el organismo, disminuyendo la resistencia de los judíos. (4)

A medida que más territorios se conquistaban, había que pensar qué hacer con sus judíos, viendo que la isla no podía sostener a una población de más de 4 millones de habitantes, por todas las áreas inhabitables del territorio y además porque en gran parte el triunfo del Plan dependía de la derrota inglesa (era muy peligroso atravesar el Atlántico infestado de submarinos británicos), se decide abandonar el proyecto. (5)

El eufemismo de Solución Final constituyó en un principio el trasplante de los judíos en un territorio indefinido, objetivo que con el tiempo cambió, ya que se pensó ¿para qué conservar "elementos inadaptados" para una próxima revolución?, lo necesario es exterminarlos. (6)

Más claramente a partir de enero de 1942 con la Conferencia de Wanssee, se sabe que desde ese momento la Solución Final implicaba, no una solución territorial, sino la aniquilación total del pueblo judío.
 
(1)      BURLEIGH, Michael. El Tercer Reich. p.p. 510, 511 Y 630
BEN-SASSON, H. Historia del Pueblo Judío T3 p.p. 1210-1211
(2)      BURRIN, Philipe. Hitler y los judíos, p.51 y 80
(3)      LAQUEUR, Walter. The Holocaust Enciclopedia. p.p. 407-409.
WEBER, Louis (ed) CRÓNICA DEL HOLOCAUSTO p.201
(4)      Ibid p. 138
Burleigh Qp.ct p.p 631
(5)      Ibid p.633
(6)      Burrin Op. cit p.89

Regreso al contenido | Regreso al menu principal