Cuetlaxóchitl - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Cuetlaxóchitl

Etapa Electónica 1

Cuetlaxóchitl


Por: Paulina Rubio


Cuetlaxóchitl (del náhuatl flor de pétalos resistentes como cuero) conocida hoy en día como Flor de Nochebuena es, sin duda, una de las contribuciones más bellas y poéticas que México ha dado al mundo y se ha convertido en símbolo del fin de año en prácticamente en todos los parajes existentes. Fue originalmente descrita por Fray Bernardino de Sahagún en su «Historia General de las Cosas de Nueva España» como «una flor con hojas de un árbol muy coloradas». Estos son los pétalos que en realidad son las hojas que al madurar toman la coloración roja tan original de esta flor.
Esta existía en estado silvestre, aunque actualmente ha comenzado a ser manipulada, a inyectársele tecnología, a decolorarla, meterle jaspeado, a disminuirla, a ampliarla, a darle forma de arbolito, de arreglos grandes y pequeños, hasta nuestros días en que se cultiva y envía de un lado al otro del país.
Para los antiguos mexicas las flores eran insustituibles, tanto en su vida cotidiana como en la vida religiosa. Las flores se consideraban un símbolo no únicamente para representar lo hermoso físicamente, sino además la belleza de expresión: a la poesía la denominaban Palabra Florida y en la escritura prehispánica un poeta era dibujado con el símbolo de la palabra rodeada de florecillas.
Esta flor, que fuera de México se llama Poinsettia, debe su nombre al primer enviado extraordinario y ministro plenipotenciario de los Estados Unidos en México, Joel Poinsett, que fue enviado a México en 1825. Ya había estado previamente en el país en misión secreta para informar de la situación que prevalecía aquí durante el Imperio de Agustín de Iturbide. Ya en funciones formales recibió instrucciones para negociar un tratado de límites incluyendo una alteración de la línea divisoria pero los comisionados de ambos gobiernos reconocieron los límites señalados por un tratado entre España y los Estados Unidos.



Washington le había ordenado que gestionara la compra de Texas mediante el pago de cinco millones de dólares. Evidentemente, Poinsett no tuvo éxito en esa meta de su gobierno. Sin embargo, desarrolló una gran actividad para intervenir en los asuntos domésticos de la nación como ya lo había hecho previamente en Chile de donde había sido requerida su salida. Trató con gran ahínco, establecer las logias masónicas del rito York, en contraposición con las ya existentes tiempo atrás del rito escocés. Se inmiscuyó de tal manera en los asuntos internos que después de diversas solicitudes de Estados Mexicanos, finalmente la Secretaría de Relaciones pidió al Presidente Jackson de los Estados Unidos que se le retirara de su posición.
El caso es que este personaje que es considerado como siniestro en la historia de México descubrió en Taxco una de estas maravillosas flores que resplandecía especialmente en diciembre, la metió en su maleta y se la llevó a los Estados Unidos. Allá la cultivó y, como si fuera propia, le puso por nombre su apellido. Su nombre botánico es Poinsettia pulcherrima y son como ya se dijo, realmente las hojas las que se tornan rojas durante el invierno por la pequeña cantidad de luz que reciben diariamente. La flor propiamente dicha es pequeña e inconspicua y aparece como un pequeño racimo que tiene un tipo de glándula amarilla y pegajosa.
Muchas veces he oído de judíos que no compran esta flor pues la consideran como emblema de otras religiones, cosa que es absurda si se considera que es una flor prehispánica en primer lugar y que en otros sitios tiene un nombre totalmente diferente que no tiene ninguna relación con la temporada navideña salvo que es en invierno cuando florece. Evidentemente, en el hemisferio sur florece en lo que para nosotros es verano y no invierno.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal