Ciudad Mártir *s - Intelecto Hebreo

Son las:
29/05/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Ciudad Mártir *s

Etapa Electónica 1

En la mañana del 10 de junio de 1944, los tanques de soldados alemanes llegaron a Oradour-sur-Glane. Esta aldea pacífica, próxima a Limoges, contaba con 1200 habitantes. La Compañía que acababa de llegar pertenecía a la División SS Das Reich, del general Lammerding.


10
de
j
u
n
i
o


1
9
4
4

Los alemanes habían sido atacados días antes por la Resistencia, para impedir que llegasen a Normandía, donde los aliados acababan de desembarcar. Como represalia, el general Lammerding ordenó que su Compañía destruyese Oradour-sur-Glane.

La Compañía SS estaba compuesta por unos 120 hombres que ya se habían distinguido en Rusia, en el exterminio de la población civil. Por la tarde, el área fue cercada y la población reunida en el mercado, con el pretexto de una verificación de identidad, incluidos los niños que estaban en las escuelas. La SS procedió con calma y la población obedeció sin protestar.

Los hombres fueron separados de las mujeres y niños. Fueron divididos en seis grupos y cada grupo era conducido a un granero. Cuando finalmente todos fueron encerrados en los graneros, llenos de heno y paja, los SS lanzaron granadas en su interior. Las mujeres y los niños fueron encerrados en la iglesia, donde los alemanes colocaron una carga de explosivos y paja. El fuego se expandió furiosamente por todo el edificio, como anteriormente en los graneros.

Con la «obra» terminada, los SS saquearon la aldea que acababan de incendiar. En total, fueron 642 víctimas. Entre ellas 246 mujeres y 207 niños, de los cuales 6 con menos de 6 meses, que fueron quemados dentro de la Iglesia. Oradur-sur-Glane fue, en Europa Occidental, el símbolo de la barbarie nazi. Masacre de Ias mujeres y niños.

El grupo encerrado en la iglesia estaba compuesto por todas las mujeres y niños de la aldea. Los soldados colocaron en la nave y por todo el coro, una especie de caja bastante grande de la cual salían unos cordones que se esparcían por el suelo.

Los cordones fueron encendidos, el fuego se propagó hasta una máquina, que contenía un gas asfixiante (era la solución prevista), y explotó, por error; un humo negro, espeso y sofocante se liberó.

El eco de los disparos retumbó por toda la iglesia; después la paja, pedazos de madera y sillas fueron lanzados sobre los cuerpos que yacían en el piso. Los nazis encendieron el fuego.

El calor fue tan elevado que, la entrada de esta iglesia, se puede ver totalmente fundida y destruída sobre el suelo. Restos de 1,20 m de altura cubrían los cuerpos.

La única mujer sobreviviente de esta masacre fue Marguerite Rouffanche, nacida en Thurmeaux. Su testimonio constituye todo lo que es posible saber de este drama. Ella perdió en esta carnicería, a su marido, su hijo, sus dos hijas, y a su nieto de 7 meses. El coro de la iglesia tenía 3 ventanas. Mme. Rouffanche consiguió ir hasta la del medio, la mayor, con la ayuda de una escalera que servía para encender las velas. Como el vitral estaba partido lo lanzó por la abertura. Después de una caída de 3 m, y a pesar de estar herida, consiguió, a través del pasto alto, llegar hasta la quinta vecina. Oculta entre las altas plantas fue encontrada al día siguiente a las 17 horas.

Otras masacres

Los SS inspeccionaron de nuevo las casas de la aldea; ellos mataron a todos los habitantes que habían podido escapar a sus primeras razias, en particular aquellos que por su estado físico estaban impedidos de juntarse con los otros. Y así fue que los equipos de socorro encontraron, en diversas habitaciones, los cuerpos quemados de varios ancianos impedidos.

Un enviado especial de las FFI, presente en Oradour en los primeros días, informó que fueron retirados de un horno de panadero, los restos calcinados de 5 personas: un padre, la madre y sus 3 hijos.

En el pozo de una quinta encontraron numerosos cadáveres en estado de descomposición demasiado avanzado para ser identificados; fueron dejados en el lugar.

En total, 664 personas fueron masacradas ese día, donde la barbarie llegó a su apogeo.

Después de la guerra, el general de Gaulle decidió que la aldea no fuese reconstruida, para que se convierta en memoria al dolor de Francia durante la ocupación.

La reconstrucción del nuevo sitio de la comunidad de Oradour fue prevista, en otro lugar, en julio 1944.

En 1999, la aldea fue nombrada «aldea mártir» por el presidente Jacques Chirac. Desde esa fecha, el «Centro de memoria» presenta una exposición permanente cubriendo todo el contexto. Este centro de documentación prepara al visitante para la visita de la aldea mártir.

¡¡¡PARA QUE LA MEMORIA DE LOS HOMBRES
                                                                NO SEA CORTA!!!

Regreso al contenido | Regreso al menu principal