Berg y Thal,... - Intelecto Hebreo

Son las:
31/03/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Berg y Thal,...

Etapa Electónica 1
 Berg y Thal, Revolucionarios del Alzheimer
PARTE I y II
 
Por: Zvi Avigdor, New York, E.U.

Se cumple ahora un año de la muerte de dos gigantes en el campo de la neuro-geriatría. Ambos de origen judío, dedicaron su carrera al estudio de la enfermedad de Alzheimer, recibiendo fama internacional por innovaciones sin precedente. Como veremos, su trabajo fue complementario, pero laboraron independientemente y vivieron en distintos estados de la Unión Americana. Por coincidencia, murieron sólo pocos días uno del otro, bajo circunstancias muy diferentes (uno por causas naturales a los 79 años, el otro por un accidente a los 62). Estos investigadores fueron los que realizaron los primeros estudios clínicos que resultarían en la estandarización del diagnóstico (Dr. Berg), y el primer tratamiento farmacológico (Dr. Thal) de la enfermedad de Alzheimer.
 
El deterioro mental progresivo del que hablamos, ya había sido reconocido y descrito a través de la historia, pero fue el médico alemán Alois Alzheimer quien en 1906 identifica las anormalidades anatómicas e histológicas en el cerebro de estos pacientes. El Dr. Alzheimer tuvo una paciente anciana que padeció durante muchos años de problemas severos de memoria, confusión y dificultad para entender las preguntas que se le hacía acerca de su vida cotidiana. Al morir, le hizo la autopsia y se dio cuenta que en su cerebro había depósitos densos alrededor de las células nerviosas (las llamó placas neuríticas) y que dentro de esas células había fibras trenzadas (las designó nudos neurofibrosos). Es por tales hallazgos que esta enfermedad degenerativa lleva su nombre, y aún hoy, para poder hacer el diagnóstico definitivo, es necesario que estos cambios estructurales estén presentes; sin embargo, se han hecho avances en el diagnóstico clínico y es en esta área donde nuestro primer personaje hizo sus aportaciones.

 
Leonard Berg (1927-2007) nació en St. Louis, Missouri, EU. De clase media-baja, tocaba el clarinete y el saxofón para ayudarse en sus estudios universitarios. Se gradúa de médico en Washington University de su ciudad natal en 1949, e hizo su internado y residencia en neurología, en el Hospital Barnes de St. Louis, el Neurological Institute de Nueva York (Columbia-Presbyterian Medical Center) y en el NIH (National Institutes of Health, Institutos Nacionales de Salud) en la ciudad de Washington. Al terminar, fungió como instructor de neurología en el Columbia y luego en Georgetown University (Washington, DC) pero poco tiempo después, abre un consultorio particular en St. Louis y para 1955 era también médico adjunto de medio tiempo en el Barnes.
 
El Dr. Berg tuvo desde siempre un interés especial en pacientes con Alzheimer; en el año de 1970 funda casualmente un "grupo de discusión" compuesto por médicos interesados en las demencias, los cuales se juntaban "a la hora del lunch" para discutir sus casos. Durante estas reuniones Leonard se da cuenta de que sus colegas, al igual que él, notaban en algunos pacientes ciertos rasgos clínicos que eventualmente se tornarían en la enfermedad de Alzheimer. Así, comienza a desarrollar un sistema de preguntas para sus pacientes, que le permiten distinguir muy tempranamente las diferencias entre los cambios mentales normales que ocurren por edad, de los cambios que ocurren en la demencia senil. Sus resultados son recibidos con gran admiración por el ámbito médico y en 1972 se le nombra Profesor de Neurología Clínica del Washington University en St. Louis (WUSTL).
 
Berg continuó haciendo observaciones importantes en su práctica privada y sus conclusiones llamaron tanto la atención, que en 1979 el NIH le otorga una bolsa de investigación ("grant") por 4 años para que continúe con esas indagaciones, pero ahora formalmente en el WUSTL, siguiendo los rigores que exige el método científico y sin preocupación por gastos. Se le encargó utilizar y perfeccionar su sistema para comparar, a largo plazo, a los 2 grupos mencionados (pacientes ancianos sin y con demencia), realizando en ellos chequeos físicos y mentales detallados. El Dr. Berg terminó haciendo un trabajo monumental, pues estudió exhaustivamente a ¡3000 voluntarios durante 30 años! Ese proyecto, llamado por sus siglas inglesas MAP (Memory and Aging Project) utilizó pruebas cognitivas de memoria y lenguaje en esos sujetos y las relacionó a sus actividades cotidianas en su comunidades. Las preguntas consistieron acerca de las diligencias diarias, los hobbies y las tareas simples, tales como poder calcular los gastos mensuales del hogar. Los resultados fueron expresados numéricamente, siendo el 0 =asintomático, el 0.5 =posible demencia y hasta 3.0 representaba manifestación severa de la enfermedad. Así, por primera vez en la historia quedaron establecidos los parámetros para la evaluación sistematizada de la demencia y la detección temprana de la enfermedad de Alzheimer. Esta forma de marcación fue denominada CDRS (Clinical Dementia Rating Scale -escala de clasificación clínica de la demencia) y se usa hoy mundialmente para diagnosticar y establecer la severidad del padecimiento. Además, el estudio demostró en forma científica que la enfermedad de Alzheimer comienza a atacar el cerebro décadas antes que el paciente muestre los síntomas obvios de pérdida de memoria y/o disminución de las funciones mentales y se utiliza actualmente por los centros de investigación del Alzheimer en todo el mundo.
 
Para este tiempo Berg había adquirido fama y era invitado a dar conferencias tanto a escala nacional como internacional. En 1985 se le otorga otro "grant". Esta vez por el NIA (National Institute on Aging -Instituto Nacional sobre el Envejecimiento) para que comience un centro de investigación de Alzheimer. De esta manera, Leonard funda el Alzheimer's Disease Research Center (ADRC) en el Washington University de la ciudad de St. Louis, del cual han salido innovaciones importantes. Desde entonces, el establecimiento ha adquirido renombre universal; Berg fue su director hasta 1998.
 
El Dr. Berg deja su práctica privada en 1989 al ser nombrado profesor de tiempo completo de neurología en WUSTL, siendo también consultor de neurología en otros tres hospitales. En 1992 dio testimonio al Congreso de la Unión acerca de la enfermedad de Alzheimer, con énfasis a lo referente al terrible aislamiento social que sufren los pacientes como consecuencia de su demencia y recomienda la creación de fondos gubernamentales para combatir ese tipo de adversidad.
 
El Dr. Berg recibió un sinnúmero de premios y reconocimientos, entre otros: el Peter H. Raven Lifetime Award de la Academia de Ciencias de St. Louis, el Lifetime Achievement Award, y el Public Service Award, los dos últimos otorgados por la Asociación Norteamericana del Alzheimer. Fue miembro distinguido de muchas asociaciones neurológicas y presidente de la Junta Americana de Psiquiatría y Neurología durante 1985. Se distinguió como administrador médico del WUSTL, y durante más de una década, perteneció al Consejo Científico Nacional de la Federación Americana para la Investigación de la Vejez (National Scientific Advisory Council of the American Federation for Aging Research).
 
Finalmente, de 1993 a 1995, prestó sus servicios al Grupo Consultivo del Congreso en relación a la enfermedad de Alzheimer (Congressional Advisory Panel on Alzheimer's Disease) y si fuera poco, fue jefe del Consejo Médico y Científico de la Asociación Nacional del Alzheimer (Medical and Scientific Advisory Council of the National Alzheimer's Association) de 1991 a 1995.
 
El Dr. Berg falleció de un accidente vascular cerebral a los 79 años. A su muerte, el ADRC recibía 25 millones de dólares anuales en "grants" federales, adjudicados para la investigación de la demencia. Lo que comenzó como juntas triviales durante su "lunch", terminó en el establecimiento del centro mundial más comprensivo de estudios de investigación clínica de la enfermedad de Alzheimer.
 
Una vez ya bien definidos los parámetros clínicos de la enfermedad de Alzheimer por Leonard Berg, el paso siguiente era encontrar un posible tratamiento. Es en esta materia en donde nuestro segundo personaje se distinguió, pues no sólo fue el descubridor del primer tratamiento eficaz para el padecimiento, sino que bajo su dirección fue posible la creación de medicamentos subsecuentes. Como veremos, los estudios clínicos preliminares de casi todos los medicamentos hoy lía en uso para el Alzheimer, fueron supervisados directamente por él.
 
León Joel Thal (1945-2007) nació en Brooklyn, Nueva York, E.U. Cursó sus estudios pre-médicos en la Universidad de Tufts en Boston, Massachussets y se graduó como médico de la Universidad Estatal de Nueva York, haciendo su Residencia en neurología en el Albert Einstein College  Medicine de Yeshiva University, Bronx, N.Y. Al terminar se le designa "Assistant Profesor" en esa universidad (1977), ejerciendo en ese cargo, funciones clínicas en los hospitales Jacobi, Lincoln y St. Barnabas, los tres en el condado del Bronx.
 
En el año de 1985, la Universidad de California en San Diego le otorga el puesto de "Associate Professor of Neurosciences" (profesor asociado de ciencias neurológicas) y cuatro años después es elevado a "Full Professor" (profesor completo) de las mismas. Para 1993, era Jefe del Departamento le Ciencias Neurológicas de esa institución, plaza que ocupó hasta su muerte, causada al estrellarse la avioneta que piloteaba.
 
El Dr. Thal se dedicó a la investigación de medicamentos que pudieran mejorar la enfermedad de Alzheimer y otras demencias. Desde temprano en su carrera, comenzó a experimentar con una sustancia llamada acetilcolina que existe en el cerebro para transmitir impulsos nerviosos (por eso, llamada 'neurotransmisor"). La acetilcolina juega un papel importante al permitir el transporte de los estímulos nerviosos de una célula nerviosa a otra, permitiendo actividades cognitivas, incluyendo la memoria. Pero debido a los cambios anatómicos en los pacientes con Alzheimer, la acetilcolina no puede llegar bien a las terminaciones nerviosas y por lo tanto, la transmisión de los estímulos nerviosos se encuentra disminuida. Thal propuso la hipótesis de que si se pudiera aumentar el nivel de acetilcolina en el cerebro de estos enfermos, quizá sus funciones de memoria mejorarían. Precisamente, experimentó con los medicamentos que producen acetilcolina llamados "colinérgicos") que se conocían en ese entonces, pero desafortunadamente, fueron poco benéficos y produjeron efectos colaterales severos.
 
Ahora bien, en el cerebro existe también una sustancia llamada colinesterasa la cual se encarga, de eliminar el exceso de acetilcolina. En otras palabras, la colinesterasa es el destructor natural le la acetilcolina. Al Dr. Thal se le ocurrió la brillante idea de aumentar la acetilcolina en forma indirecta: pensó que quizá, si pudiera eliminarse la colinesterasa en estos nacientes, su acetilcolina natural se acumularía, mejorándose así, como hemos dicho, la memoria. Su teoría de "destruir al destructor" (de la acetilcolina) fue probada con medicamentos llamados "inhibidores de la colinesterasa" y su razonamiento resultó correcto, pues al usar el compuesto llamado Tacrina en un grupo piloto de pacientes, los resultados fueron sorprendentes. Este medicamento fue aprobado en 1993 por el Food and Drug Administration (FDA la agencia gubernamental norteamericana encargada de certificar alimentos y medicamentos) y el Dr. Thal pasó a la historia como el descubridor de la primera medicina útil en la enfermedad de Alzheimer.
 
A pesar de ser efectiva, desgraciadamente, la Tacrina presentó también efectos colaterales (principalmente náusea) y hubo que continuar la búsqueda de un medicamento sin ellos. Como investigador principal del Alzheimers Disease Cooperative Study (ADCS- Estudio Cooperativo de la Enfermedad de Alzheimer), el Dr. Thal fue líder en el desarrollo de nuevas generaciones de medicamentos inhibidores de la colinesterasa. El segundo medicamento en salir al mercado ya con menos efectos secundarios fue el Donepezil (1996), el tercero la Rivastigmina (2000) y el cuarto, la Galantamina (2001), todos estudiados bajo intervención directa de nuestro personaje.
 
El ADCS mencionado es un conjunto de 40 centros de investigación del Alzheimer que recibe financiamiento gubernamental para la experimentación y análisis de medicamentos para el mejoramiento de esa enfermedad. Thal no sólo estuvo a la cabeza de los experimentos citados, sino que fue el coordinador administrativo de la agencia desde 1994 hasta el día de su muerte.
 
Thal siendo jefe del ADCS, transformó con el tiempo sus objetivos, pues en un principio, el enfoque era el mejoramiento de la memoria, pero ya después, hizo esfuerzos para el descubrimiento de medicamentos que mejoraran otros síntomas de la enfermedad, tal como el deterioro de la apariencia misma de los aquejados. Por ejemplo, se comprobó que la vitamina E es útil en el tratamiento de estos pacientes. Posteriormente se crearon fármacos tales como el Namenda, que trabajan en el cerebro en forma diferente a lo que dijimos con respecto a la colinesterasa. Antes de morir, hacía estudios con respecto a la regeneración de células cerebrales; entre otras cosas, demostró que el injerto de células nerviosas en ratas, producía mejoramiento de memoria en ellas. Lástima que su vida fue acortada, pues dijo que lograría resultados similares en humanos en menos de una década.
 
En el 2004, Thal recibió el premio Potamkin, considerado universalmente como "el premio Nobel" de las ciencias neurológicas. Ese mismo año fue escogido por el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, como inspector del Instituto de Medicina Regenerativa de ese estado. A su temprana muerte, era el investigador de Alzheimer más prominente del planeta, habiendo manejado ya más de 100 millones de dólares federales en el ADCS y publicado más de 300 artículos científicos. Fue miembro del consejo editorial de 7 revistas de neurología, miembro de la junta de directores de la Asociación Nacional de Alzheimer, consejero del National Institutes of Health, del Food and Drug Administration, del Veterans Administration (servicios médicos a los veteranos de guerra), del National Science Foundation (Fundación Nacional de Ciencias) y del National Institute on Aging, todos en su país natal.
 
Finalmente, nuestro protagonista intervino en la creación de programas de investigación del Alzheimer a escala internacional. Como ejemplo, el gobierno chino lo comisionó para que en Beijing organizara esquemas para la búsqueda de tratamientos. Asimismo, dio enseñanza a docenas de científicos en el mundo entero en esta área.
 
Leonard y León, pioneros innovadores del Alzheimer. Sus nombres tan parecidos y sus muertes tan cercanas, aportaron las bases para permitir que algún día los pacientes tengan posibilidad de recordar -a pesar de su enfermedad- a estos dos médicos que tanto hicieron por ellos.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal