Alvar Núñez Cabeza de Vaca - Intelecto Hebreo

Son las:
01/08/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Alvar Núñez Cabeza de Vaca

Etapa Electónica 1
Alvar Núñez Cabeza de Vaca
Por: Paulina Rubio
 
 
Corría el año 1536 y un grupo de soldados novohispanos andaba por la zona al norte de lo que hoy es Culiacán buscando indios para tomarlos prisioneros y adjudicarlos a alguna hacienda o encomienda, cosa que era muy bien pagada por los españoles a cargo de alguna de esas empresas. La cuadrilla súbitamente se topó con un grupo de personas que en vez de huir como lo hubieran hecho otros volteó para enfrentarlos hablando perfecto castellano. La sorpresa fue enorme pues se trataba de once personas entre las cuales había tres españoles, Alvar Núñez Cabeza de Vaca, Andrés Dorantes y Alonso del Castillo y un esclavo negro que los había acompañado desde su salida de España, Estebanico.

 
Este grupo se había embarcado ya hacía cosa de diez años en una flota dirigida por Pánfilo de Narváez que había conseguido del rey Carlos V una sesión de tierras que incluía lo mismo la Florida que el sur de Texas, gran parte del norte de México e inclusive la península de Baja California. Este personaje es conocido en la historia de México pues había venido para impedir que Cortés se quedara con la gloria de haber conquistado el país y trajo la viruela con alguno de sus secuaces que lo acompañaban lo que causó grandes estragos en la población indígena que no estaba habituada a esta enfermedad, como sí lo estaban los españoles.

 
Entre los que constituían los futuros pobladores del "adelantamiento", como se le llamaba, otorgado a Narváez estaba Cabeza de Vaca que siendo de familia aristocrática fungía como Tesorero Real de la expedición. Las naves de su flotilla habían estado acompañadas de algo de mala suerte pues en Cuba dos de ellas se perdieron durante un huracán y una vez comenzada nuevamente la aventura perdieron el rumbo y, en vez de dirigirse hacia tierra firme al Río Panuco en lo que hoy son los Estados de Veracruz y de Tamaulipas, lo hicieron al revés, hacia la península de Florida.

 
Al no encontrar el río que buscaban, se dividieron en dos grupos, unos a pie y otros que permanecieron en las naves. Los de a pie tuvieron muchísimos aventuras: encuentros con indios hostiles, hambre, sed y varios accidentes hasta que lograron construir unas barcazas con las que le dieron la vuelta al Golfo de México pasando por el delta del Río Misisipi en el actual estado de Luisiana y llegando a Texas en los Estados Unidos donde sus naves zozobraron.
 

Regreso al contenido | Regreso al menu principal