Accidente cerebro-vascular (AVC) - Intelecto Hebreo

Son las:
03/05/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Accidente cerebro-vascular (AVC)

Etapa Electónica 1
Accidente cerebro-vascular (AVC)
 
Por: Bertha Hoffman
 
Un AVC es la súbita interrupción del flujo sanguíneo que acontece en una parte del cerebro y sucede cuando una arteria se revienta o se tapa por un coágulo impidiendo que el oxígeno pase al cerebro. Sin la presencia del oxígeno, diferentes partes del cerebro comienzan a morir, así como las funciones que controlan. Además de que paralizan algunos músculos, el evento frecuentemente destruye la memoria, impide la habilidad de comunicarse inteligentemente y arruina la dependencia.
Una clave importante para evitar el accidente es conociendo los factores de riesgo; se cree que el 85% de estas incidencias podrían evitarse con el simple hecho de reducir los riesgos. Estos incluyen:
1.- fumar
2.- presión arterial elevada
3.- diabetes
4.- niveles de colesterol alto
5.- ritmo cardíaco irregular
El fumar ocasiona un descenso en el colesterol de alta densidad, el llamado colesterol "bueno", encargado de mantener limpias las arterías; sin este colesterol, existe una cierta tendencia a que las arterias se tapen, aumentando el peligro de un ataque cardíaco y/o de una embolia. (Muchas pruebas demuestran que los fumadores tienen 3 veces más probabilidades de un infarto, en comparación con los no fumadores).
La hipertensión y la hipercolesterolemia pueden controlarse con medicamentos y con dieta. La diabetes puede ser controlada siguiendo estrictamente las órdenes del médico, asegurándose de tomar los medicamentos o la insulina y comiendo, adecuadamente. El ritmo cardíaco irregular puede ocasionar que coágulos de sangre en el corazón se vayan al cerebro causando una embolia. Un electrocardiograma, el cual registra los impulsos eléctricos del corazón, puede diagnosticar esa falla cardíaca; si se detecta, algunos medicamentos pudieran reducir el riesgo a padecer arritmia.
Muchas víctimas de embolia deben llevar una terapia durante varios meses hasta recuperar la posibilidad de vivir una vida normal. Algunos pacientes no vuelven a ser los mismos jamás, mientras que otros se recuperan completamente; todo depende de la severidad de la embolia y el tiempo que transcurre entre el ataque y el tratamiento. Un nuevo medicamento obtenido de una proteína humana a través de la ingeniería genética ha sido probado para disolver los coágulos en el cerebro, cuando éste se requiere; si se administra dentro de las siguientes 3 horas del comienzo del accidente, el daño se disminuye considerablemente. Los síntomas de este evento cerebro vascular son; repentina obstrucción o perdida de la vista; pérdida del habla o dificultad para entender el lenguaje; o inexplicable mareo o caerse. (Un severo dolor de cabeza puede ser la señal de una hemorragia cerebral; es lo menos común pero es el síntoma que más muertes causa; esto, desde luego, requiere del tratamiento inmediato).
Este medicamento tiene efectos secundarios que pueden ser dañinos, por lo que sólo un médico calificado podrá prescribirlo en los casos que él juzgue conveniente utilizarlo. Debido a que hay realmente pocos y difíciles tratamientos para la embolia, la mejor medida de prevención es consultar al médico con regularidad para disminuir los factores de riesgo. Es preciso dejar de fumar, alimentarse sanamente con un régimen bajo en grasas y colesterol, y hacer ejercicio con regularidad para ayudar a evitar una embolia.
La historia familiar también es un factor que debe tomarse en cuenta como posible riesgo; si ese es su caso, mencióneselo a su médico. Cuídese debidamente para poder vivir sin el temor de ser víctima de tan grave enfermedad.
Asesoría: Dr. Moisés Calderón,
Cirujano Cardiovascular.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal