60 Años en una maleta - Intelecto Hebreo

Son las:
28/06/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

60 Años en una maleta

Etapa Electónica 1
60 Años en una maleta
Recop.: Jaime Arbitman
(de la Agencia EFE)
 
Publican en España 'Suite Francesa',
un libro que estuvo dentro de una maleta 60 años
y cuya autora es una escritora judía.
 
Dos editoriales han publicado «Suite Francesa», una novela que estuvo más de 60 años dentro de una maleta y que fue escrita por Irene Némirovsky, una mujer judía que no acabó la obra -en la que narra los días previos a la invasión alemana de París- por­que fue ejecutada en Auschwitz en 1942.
Denise Epstein, hija de la escritora Irene Némirovsky, vive desde hace un año con un sentimiento de gran alegría y placer el reconocimiento mundial a la obra póstuma de su madre, uno de los éxitos literarios de Francia en 2004.
Ahora, la obra ha sido editada por primera vez en España por Salamandra, en castellano, y por La Magrana, en catalán.
Epstein, que ha viajado a Barcelona para presentar la novela, ha dicho mezclar este sentimiento de alegría con el de la in­justicia, puesto que «Irene nunca podrá co­nocer cómo se ha acogido ahora su libro, después de ser abandonada en los años cua­renta por el mundo literario».
Hija de una rica familia judía pro­cedente de San Petersburgo, Némirovsky se estableció en París, huyendo de la revolu­ción de octubre de 1919, se licenció en Le­tras por la Sorbona, e inició una exitosa carrera literaria gracias a su obra “David Golder”. En los años 1941 y 1942, hasta pocos días antes de su detención y deportación a Birkenau, se embarcó en la escritura de “Suite Francesa”, en la que narra de forma autobiográfica los días previos a la invasión alemana, así como el éxodo masivo de París después de que cayeran las primeras bombas en junio de 1940.
Sueña con un libro de mil páginas al final sólo tuvo tiempo de escribir unas cuatrocientas compuesto como una sinfonía en cinco partes, tomando como modelo la Quinta Sinfonía de Beethoven. Cuando fue detenida, ya había escrito las dos primeras partes y finalizado las notas de la tercera.
Epstein recuerda los avatares por los que pasó el manuscrito, puesto que fue metido en una maleta, con la que ella y su hermana Elisabeth viajaron clandestinamente por toda Francia, una vez sus padres ya habían sido ejecutados en Auschwitz, y ellas huían de los gendarmes, junto a una mujer, que fue nombrada su tutora.
Pasaron los años y Denise y su hermana no se atrevieron a abrir la maleta con el manuscrito de “Suite Francesa”, escrito en letra minúscula para economizar la tinta en época de penurias económicas y por el pésimo papel en tiempo de guerra. Finalmente decidieron confiarlo al Instituto de la Memoria de la Edición Contemporánea, pero antes Denise lo mecanografió, con la ayuda de una gran lupa.
Su sorpresa fue evidente cuando se dio cuenta de que su madre no había escrito sólo unas notas, sino que “Suite Francesa” se trataba de una obra violenta, en la que se combinaba un retrato intimista de la burguesía ilustrada con una visión implacable de la sociedad francesa durante la ocupación.
Tras su publicación, que provocó una gran conmoción en Francia, recibió el premio “Renaudot” en 2004, otorgado por primera vez autor fallecido
Denise Epstein subraya que del manuscrito original “no se ha tocada ni una coma, porque esa fue la condición esencial que puse para la publicación del libro, aun siendo conscientes de que, por ejemplo, hay inconsistencias de tiempo verbal, que se han respetado”.
Tanto en Francia como en otros países de Europa, la obra póstuma de Némirovsky “ha contado con una acogida magnífica y ha supuesto el reconocimiento a una gran autora”, según Epstein.
Respecto al premio “Renaudot”, asevera que fue como si el año pasado “se pidiera perdón a mi madre por haberla olvidado”.
La obra se ha traducido, por el momento, a 18 lenguas, según remarca Epstein, hija de una mujer, a la que perdió cuando contaba sólo 13 años, y que califica como “muy fuerte y muy libre”.
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal